Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El anuncio de que 'no hay prórroga' lo confirmó ayer a un canal de televisión, John Feeley, embajador estadounidense en esta capital, quien justificó la decisión porque 'ha habido tres extensiones de licencia general desde el 5 de mayo (2016)'.

Intentando convencer a la audiencia de ECO TV de que su país hizo bondadosas concesiones, el diplomático dijo que 'precisamente' las extensiones de la Oficina de Control de Acitvos Extranjeros (OFAC) fueron para que se buscara una solución o salida.



Por 'razones para dudar' de que el principal accionista de GESA podría lavar dinero, la OFAC incluyó a Abdul Waked en su lista discriminatoria, lo que impide a todas sus empresas las relaciones con homólogas estadounidenses o personas naturales de ese país.

La Estrella fue fundado en 1849, y El Siglo circula desde el 9 de enero de 1985, y desde su sanción perdieron parte de los anunciantes y proveedores, lo que obligó al despido de la cuarta parte de sus trabajadores, a pesar de que licencias posteriores técnicamente permitían los vínculos con entidades norteñas.

'La Estrella es un periódico muy importante, he dicho públicamente que los periódicos nunca estuvieron involucrados en blanqueo de divisas', manifestó Feeley, en un contrasentido que los panameños no acaban de comprender y las voces más independientes reclaman respeto a su soberanía.

Por su parte, Eduardo Quirós, presidente del Grupo GESE, en reiteradas ocasiones sostuvo que la única solución posible para mantener la operación de los diarios es el levantamiento definitivo de los efectos negativos de la llamada Lista Clinton y eso es lo que esperaba la empresa del gobierno estadounidense.

'En solo cuestión de horas, se retiraron los proveedores, los anunciantes, los bancos cerraban las cuentas... La primera batalla fue hacer entender que los diarios tenían una licencia de operación, por lo que ningún empresario estaba en peligro de sanción', recordó Quirós de los primeros momentos.

La medida arbitraria y contra la soberanía de Panamá, como la calificaron varios abogados, puso en peligro el destino de 68 empresas locales y el empleo de unos seis mil trabajadores, algunos de los cuales lograron salvar su trabajo porque obligaron al dueño a vender sus propiedades.

Pero con GESE, y en particular La Estrella con 168 años de existencia, el accionista principal se niega a negociar, porque 'sería vender la historia de Panamá', dijo Waked en entrevista a una televisora local.

Ahora, como última medida de presión, Feeley trasladó la decisión imperial: 'Yo todavía espero que haya una salida, las partes interesadas, OFAC y los abogados y asesores del señor Waked saben que hay una salida'.

Pero esa salida es 'vender la historia de Panamá', que al parecer pocos en el colectivo comparten, porque comprometería el perfil editorial de los medios, y acallaría al único medio que ofrece tribuna a todas las tendencias.

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..