Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hicimos un estudio de dimensiones colosales y lo que encontramos resulta muy preocupante, dijo Paul Allen, cofundador de la empresa multinacional Microsoft y filántropo que financió el proyecto en siete millones de dólares, citado en un comunicado de un censo panafricano, divulgado por la Televisión Pública.

Según la fuente, lo inédito de la investigación resultó que se realizó en 18 países africanos por científicos y defensores de la fauna, quienes contaron el número de paquidermos muertos y vivos que observaron.

La finalidad del arqueo era crear una base de datos fiable para un estudio futuro de las poblaciones de mastodontes, con vista a proteger mejor la especie diezmada por cazadores furtivos en busca de marfil.

Allen desea presentar también en breve un estudio semejante sobre estos animales, pero que habiten en los bosques africanos. Los resultados serán publicados en una conferencia de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, prevista para realizarse próximamente en Hawai.

El censo comenzó en diciembre de 2013, con la ayuda de 81 aviones y 286 participantes que cumplieron cerca de 463 mil kilómetros de vuelo.

En total 352 mil 271 elefantes fueron contabilizados, o sea, menos del 30 por ciento de la población estimada en 2007.

Tal caída aumentó a lo largo de los años y actualmente registra ocho por ciento por calendario, según el estudio que identifica a Angola, Mozambique y Tanzania como las naciones mayormente afectadas por la caza furtiva.

Las poblaciones de elefantes que viven en las sabanas del nordeste de la República Democrática del Congo, en el norte de Camerún y el sudoeste de Zambia están siendo amenazadas por una 'extinción local'.

El análisis corroboró además que esas poblaciones son estables o tienden a crecer en Sudáfrica, Botswana, Uganda y en algunas partes de Kenya, Zambia, Zimbabwe y Malawi, así como en la reserva W-Arli-Pendjari, que se extiende por los territorios de Benin, Nigeria y Burkina Faso.

'Si no conseguimos salvar a los elefantes, que esperanza podrá tener el resto de la fauna salvaje africana', se preguntó Mike Chase, de la organización Elefantes Sin Fronteras, que dirigió el censo.

La mencionada exploración de los mamíferos gigantes debe ser efectuada aún en dos países (República Centroafricana y Sudán del Sur), azotados por crisis políticas y enfrentamientos militares que imposibilitan su realización.

El comercio ilegal de marfil, que supera los 10 mil millones de dólares al año, es impulsado principalmente por la creciente demanda desde Asia y el Medio Oriente.

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..