Hace mucho y antes de que los hombres y sus ciudades se llenaran de protectores, antes incluso de que muchas cosas tuvieran un nuevo nombre, existía un lugar misterioso en el alma de esos protectores custodiado por el bien común que heredó "Papi".

 Justo y generoso, todos sus compañeros y aliados siempre dispuestos a servirle. Y cuando unos seres malvados amenazaron el bien común, muchos ya se se unieran al alma de "Papi" cuando les pidió que la acompañaran en un peligroso viaje a través de ríos, pantanos y desiertos en busca de la "perfección social", ninguno se resistió.

 Ese lugar advirtía "Papi" que estaba llena de peligros y dificultades, lo difícil que sería aguantar todo el viaje.

 Todos éramos compañeros de viaje incluso donde hiciera falta, y aquel mismo día que entraba en nuestras vidas, comenzaba la suya y nuestro viaje en común.

El camino era aún más duro que el que anunció el alma de "Papi". Son miles los que se enfrentaron al mal, caminando día y noche vagando entre los ciudadanos ajenos a la maldaz humana por ese desierto, sufriendo hambre y sed bajo la soledad sin más compañero que el alma común que tenía "Papi" y unida con nosotros también.

 Ante tantas adversidades no se desanimo ni pensó abandonar el viaje a medio camino, ese era, "Papi".

No era el más valiente, ni el mejor, ni siquiera el más listo, pero continuó junto al Alma común incluso en el mismo final.

 Cuando le preguntaban que por que no abandonaba como muchos otros antes habían hecho, "Papi" respondía siempre lo mismo os dije que os acompañaría a pesar de las dificultades, y éso es lo que hago. No voy a dar media vuelta sólo porque sea verdad que iba a ser duro" estar en una lucha desde la sombra en beneficio de los demás.

 Gracias a su último gesto de lealtad, se ofreció a cambio del alma que nos une en la adversidad quedándose al servicio del resto de sus días, con nosotros, en nuestras vidas siendo uno más...

 La poderosa magia del alma permitió en su recuerdo,  mostrando a todos el valor de la lealtad y el compromiso las 24 horas bajo el autor anónimo de su lealtad a la que se le dedica por todos nosotros:

 porque,creo en el bién...
 porque,sé que estas aqui
 por tanto,tiempo que espere
 por la realidad,de vivir...
 este tiempo
 sin pensar,que alguna vez
 tendré que morir.

 por tus,ojos al mirar
por tu,boca al sonreir
 por la alegria contagiosa
 por cada,momento feliz.
 porque
 cuando susurras al Alma común sé que estas ahi....
 porque,quiero que,
 sepas,que vale la pena
 seguir....

 porque,aunque estes en silencio

 tus hechos y manos hablan por ti
 porque,tienes tu lugar
 en el alma de los que aún estamos aquí.

 porque tu ausencia,le pone
 tu aliento,
 por el corazon abierto
 por ese ida y vuelta que
 tenemos todos de tí....

 y por,todo lo que nos diste, nos das y nos dejas
 seguimos todos en ti....

Cita; Henry Wadsworth Longfellow

 "Tus carpas silenciosas de verde.
 Cubrimos con flores fragantes;
 Tuyo ha sido el sufrimiento,
 La memoria será nuestra.

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi