Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Desde que se produjo el desarrollo turístico en la provincia de Málaga, hace ya unos 60 años, la ciudad ha gozado del privilegio de ser la capital de la Costa del Sol, aunque históricamente siempre ha vivido a su sombra. En el mejor de los casos, Málaga fue la capital administrativa, pero nunca fue una capital turística. Aunque parezca increíble, se volcó en el desarrollo de Torremolinos cuando éste dependía de ella y muchas de las inversiones que se proyectaban para Málaga, de las distintas administraciones, se empleaban en los distintos pueblos del litoral.

En Málaga ciudad apenas existían hoteles y el más emblemático de ellos, el Hotel Miramar, dejamos que se cerrara y, con los años, se reconvirtiera en Palacio de Justicia. Málaga, durante muchos años, también perdió el tren de la recuperación de los monumentos más emblemáticos; los barrios de mayor entidad y tradición malagueña se fueron trasformando a costa de la pérdida de su entidad; el centro histórico se deterioraba y los edificios que se han ido recuperando han sido con estilos arquitectónicos diferentes a su estilo inicial. Desgraciadamente, ésta es la historia reciente de nuestra ciudad, aunque afortunadamente está cambiando, eso sí, con cierto retraso como suele ocurrir aquí.

Afortunadamente los tiempos han cambiado, en el año 2016 el emblemático edificio donde estaba el Palacio de Justicia se ha abierto al público como hotel de cinco estrellas. Además, Málaga capital se ha dotado en estos años de una excelente planta hotelera, con un aumento importante de lo que denominamos oferta complementaria. Es decir, de restaurantes, bares, cafeterías, pubs, discotecas, etc. Muchos de los proyectos y obras de restauración han visto la luz. Los malagueños y visitantes ya podemos disfrutar del conjunto histórico Gibralfaro, la Alcazaba y el Teatro Romano, éste último recuperado recientemente como escenario de obras teatrales. También se incorporó a la oferta cultural el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC) y el museo Carmen Thyssen. La calle Larios y todas la calles adyacentes se han transformado y peatonalizado. Contamos con un flamante Palacio de Ferias y Exposiciones para atraer a turistas de congresos. Pero sin duda, lo que marcó un antes y un después en el segmento de turismo cultural fue la apertura del Museo Picasso, ya que despertó un gran interés al ofrecer un gran atractivo turístico y cultural a nuestra ciudad. En el año 2016 Málaga también ha recuperado el Museo de Bellas Artes. En ese sentido, las personas que visitan la capital de la Costa del Sol pueden disfrutar de sus valiosísimos fondos pictóricos colgados en sus paredes, y donde se representa una parte importante de la historia Málaga y su provincia. Estas obras se pueden ver en el rehabilitado Palacio de la Aduana, que tras su rehabilitación, luce con todo su esplendor, lo que supone un gran atractivo cultural y turístico junto a la casa donde nació Picasso, en la Plaza de la Merced. La visita al museo Picasso en el Palacio de Buenavista, que se encuentra a unos 200 metros de donde nació este genio malagueño que, por tener ideología comunista, tuvo que salir de España por la dictadura franquista. Picasso volvió a Málaga, donde él quería tener su museo, gracias a su familia que ha donado más de 150 obras a su Málaga natal. A todo este atractivo picassiano tenemos que sumarle los restos de museos que Málaga se ha dotado como el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, el museo Carmen Thyssen, el Revello de Toro, el Museo de los Vinos, de las Cofradías, etc.

Es muy importante que diseñemos un producto turístico basado en nuestros potenciales y, junto a esa red de museos, explotar la riqueza botánica que tenemos en el Paseo del Parque, la Cónsula, o esa maravilla que son los Jardines de la Concepción. En definitiva, Málaga ha recuperado su entidad cultural y turística, sacándole provecho a su buen clima, para que cuando vengan a visitarnos no se vayan en el día y se hospeden en nuestra magnífica planta hotelera de la que Málaga ciudad se ha dotado. Para eso es muy importante que la oferta turística complementaria como son los bares, tabernas, cafeterías y restaurantes, basados en la cultura y la tradición gastronómica malagueña, ofrezcan nuestras tapas que es lo que más les gusta a la clientela que nos visita. Los bares de franquicia existen en todos los lugares a los que vamos y visitamos. Tenemos que mantener los locales que forman parte de nuestra historia, es una pena que se cierren empresas de la restauración tan emblemáticas como la Taberna La Raya, el Bar Los 21, el histórico Restaurante La Cancela. Estos establecimientos formaban parte de la historia de Málaga y de la gastronomía malagueña. Sus raciones y tapas ofrecían sabores malagueños que, finalmente, es la demanda de nuestros visitantes.

Es verdad que Málaga capital ha recuperado el tiempo perdido en bien propio como capital de la Costa del Sol, pero también ha favorecido al conjunto de la Costa del Sol y de la provincia, ya que se está creado una buena oferta cultural, hotelera, hostelera y comercial; en definitiva, esta ciudad está de moda. Es unos de los destinos turísticos urbanos donde más está aumentando el crecimiento de oferta hotelera y hostelera, así como el número de pernoctaciones y visitantes, no así el empleo, por lo menos el hotelero como después podremos comprobar en el análisis de la actividad turística y del empleo en la capital de la Costa del Sol.

Todo ello ha sido posible por la apertura del Museo Picasso Málaga, que sin duda fue el acontecimiento cultural más importante de la historia de Málaga, y que sí ha tenido una repercusión cultural para Andalucía, España y fuera de nuestras fronteras. Así como la incorporación de Málaga Capital a las ciudades con AVE; la peatonalización de calle Larios y gran parte de calles del centro histórico; la apertura del Palmeral de las Sorpresas y la apuesta de las administraciones, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Málaga de poner en marcha el Plan Turístico para Málaga capital, que también tuvo el apoyo de la Mesa de Turismo de Andalucía compuesta por la Consejería de Turismo, la CEA y los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT. Todo ello ha reportado enormes beneficios, ya que se ha creado un gran espacio turístico monumental con la revitalización del entorno Museo Picasso y la Fundación Casa Natal del pintor. El último proyecto que ha visto la luz en el año 2016 ha sido el rediseño el entorno de la Catedral haciendo peatonal las inmediaciones. Esto ha conseguido unir el entorno de la Catedral, la calle Molina Larios, el Centro, el Puerto y el Palmeral de las Sorpresas.

Es verdad que Málaga, en los últimos años, ha mejorado las entradas principales a la ciudad: por tren, con la incorporación de los trenes de vía rápida AVE y su magnífica estación María Zambrano; se ha abierto la hiper-ronda, carretera clave para acabar con los atascos, que, de manera endémica, sufría la capital por el Oeste; así como la autopista de peaje de las Pedrizas. Estas infraestructuras son clave para el desarrollo de la provincia de Málaga. Lo mismo podemos decir sobre el Plan Especial del Puerto de Málaga, que se aprobó hace más de 20 años y que, en este periodo, ha sufrido cambios, retranqueos, todo por las disputas entre la Autoridad Portuaria, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga, pero al menos, los malagueños y las malagueñas hemos podido disfrutar con sorpresa y alegría la apertura del Palmeral de las Sorpresas, lo que ha supuesto una transformación de los muelle 1 y 2, con magnífico paseo peatonal, zonas verdes, y excelente oferta hostelera y comercial. Otra de las grandes obras, que ha culminado en este periodo ha sido la otra puerta de entrada de turistas, como es el Aeropuerto Internacional “Málaga Costa del Sol”, la nueva terminal del aeropuerto, así como la segunda pista de aterrizaje donde esperamos y confiamos que AENA la tenga abierta todo el año para incrementar mas vuelos. En la modernización del recinto se han invertido más de 1.000 millones de euros. Por otro lado, la estación Marítima para los cruceros, que está preparada para atender hasta cinco cruceros y entre 5.000 y 6.000 personas. Con esta nueva infraestructura portuaria el recinto espera alcanzar, en aproximadamente cinco años, unos 500.000 cruceristas, siendo la capacidad máxima, con la terminación de la segunda fase, de más de un millón de cruceristas para seguir potenciando el turismo de cruceros.

Los malagueños, en primer lugar, tenemos que concienciarnos del potencial turístico y cultural de nuestra ciudad. A partir de ahí, la iniciativa privada y las administraciones públicas, codo con codo, han de seguir trabajando para configurar un producto turístico de calidad, basado en los distintos segmentos culturales y de ocio que podemos ofrecer a nuestros visitantes. Todo ello dentro de un plan integral donde se configuren todos los productos turísticos que puede ofrecer nuestra ciudad, cuya estrella sea el turístico-cultural con el Museo Picasso de principal reclamo, junto a la Casa donde nació en la Plaza de la Merced. Después añadiríamos la apuesta museística con la incorporación del Museo del Vino, de las Cofradías, del Flamenco y del CAC, más los museos que ya están implantados en la ciudad.

Málaga ya se ha incorporado al “Triángulo Cultural de Andalucía” que, hasta hace unos años lo componían las tres capitales con mayor riqueza histórico-monumental: Sevilla, Córdoba y Granada. En poco tiempo, la ciudad se ha convertido en un referente cultural de primera magnitud con la red de museos que se están ubicando y el conjunto monumental formado por la Catedral, Gibralfaro, Alcazaba, el Teatro Romano, la Judería, etc.

Sin embargo, aún ha de esforzarse por terminar los grandes proyectos que quedan pendientes; la revitalización de los Baños del Carmen; el Puerto Deportivo de San Andrés, así como incorporar los edificios de los cines Astoria y Andalucía a la oferta cultural malagueña, o el anfiteatro de la Música entre otros. También hay que mejorar las conexiones con la Costa del Sol, mejorar sus servicios públicos, su limpieza, etc. Además, la ciudad tiene que apostar por destino turístico sostenible que apueste por un equilibrio del turismo y los vecinos que viven en el centro de la ciudad, con el objetivo de poder convivir de una manera pacífica, se evite la “turismofobia” turística que se está produciendo en ciudades como Barcelona, Palma de Mallorca, etc. En ese sentido, hay que trabajar para buscar un consenso turístico con la sociedad civil: Los ciudadanos están viendo que la expansión del turismo no solo contribuye muy poco al bienestar común, sino que además conlleva daños cada vez mayores sobre su entorno. Sobresaturación y aglomeración en el transporte y determinados espacios, incremento de los precios, expulsión hacia las periferias del vecindario de ciertas áreas turistizadas que no puede competir con las rentas del alojamiento turístico, contaminación, incremento del gasto público destinado a subvencionar sus necesidades, destrucción de territorios naturales. Por lo tanto, los destinos turísticos a nivel general y en particular el de Málaga capital, debe cuidar que la expansión turística y su crecimiento contribuya al bienestar de la sociedad, con un empleo decente y salario digno sino quieren “morir de éxito”.

Balance de la actividad turística y empleo entre 2008-2016, y primer trimestre de 2017

Entrando en el balance de la actividad turística de Málaga Capital, de los años 2008-2016, podemos afirmar que todas las variables han sido favorables pero no han crecido en igual proporción, como viene siendo la tendencia en la mayoría de los destinos turísticos. Así, mientras los visitantes han aumentado en Málaga Capital en un 50,97% y las pernoctaciones lo han hecho en un 70,50%, el empleo sólo ha subido un raquítico 5,85%, pasando de los 1.230 trabajadores/as que había en la planta hotelera malagueña en el año 2008 a los 1.302 con los que ha finalizado el año 2016.

Es muy significativo el incremento que ha habido en el número de visitantes y pernoctaciones de los extranjeros, que durante este período ha sido del 115,46% y del 155,23% respectivamente.

COYUNTURA TURÍSTICA MÁLAGA CAPITAL ( 2008-2016)

AÑO

VISITANTES

PERNOCTACIONES

NÚMERO

OCUP.

PERSON.

ESTANCIA MEDIA

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRAN.

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRAN.

ESTAB.

PZAS

PZAS

EMPLEA.

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRA.

2008

779.848

470.820

309.028

1.393.871

818.487

575.384

79

7.712

49,03

1.230

1,79

1,74

1,86

2016

1.177.352

511.529

665.823

2.376.487

907.910

1.468.577

99

9.884

64,83

1.302

2,02

1,77

2,21

DIFERENCIA

397.504

40.709

356.795

982.616

89.423

893.193

20

2.172

15,80

72

0,23

0,04

0,34

PORCENTAJE

50,97%

8,65%

115,46%

70,50%

10,93%

155,23%

25,32%

28,16%

32,23%

5,85%

12,93%

2,10%

18,46%

Fuente: I.N.E.

Como hemos dicho anteriormente, todas las variables turísticas en este período de tiempo han tenido crecimientos muy significativos. El número de visitantes ha aumentado en un 50,97%, pasando de los 779.848 de 2008 a superar el millón en 2016, concretamente han sido 1.177.352. Los visitantes españoles han aumentado un 8,65% y en 2016 han sido 40.709 más que en 2008. Por su parte, los extranjeros han duplicado el número de los que hubo en 2008 y han pasado de los algo más de 300.000, a los 665.823 con los que ha finalizado 2016. Ello ha supuesto un incremento del 115,46%.

En número de pernoctaciones también ha tenido un incremento considerable, pasando de 1.393.871 en el año 2008 a 2.376.487 durante el pasado año, con un incremento del 70,50%. Al igual que ocurre con el número de visitantes, han sido los extranjeros los que han hecho posible este espectacular incremento. En el año 2008 se alojaron en los hoteles de la capital malagueña un total de 575.384 turistas extranjeros, ocho años después esta cifra casi se ha triplicado y ha finalizado en 2016 con un total de 1.468.577 pernoctaciones de extranjeros, un 155,23% más. Las pernoctaciones de los españoles ha tenido un crecimiento del 10,93%, pasando de las 818.487 de 2008 a las 907.910 de 2016.

El número de establecimientos y de plazas ha tenido un crecimiento similar, 25,32% y 28,16% respectivamente; pasando de los 79 establecimientos de 2008 a los 99 de 2016, y de las 7.712 plazas a las 9.884 con las que ha finalizado 2016. El grado de ocupación por plazas también ha tenido un incremento del 32,23% durante este período de tiempo. Por último, la estancia media de los españoles es prácticamente la misma que en 2008, ya que solo ha crecido un 2,10%, mientras que la de los extranjeros ha aumentado un 18,46%, pasando de 1,86 a 2,21 días de media.

El empleo sigue siendo la nota discordante de este espectacular incremento de la actividad turística en la planta hotelera malagueña durante este período de tiempo. Si los visitantes han subido un 50,97% y las pernoctaciones lo han hecho en un 70,50%, el empleo se queda muy lejos de estas cifras y su crecimiento es tan sólo de un 5,85%, demostrándose una vez más que no son los trabajadores y trabajadoras de este sector los beneficiarios de esta riqueza creada y, lejos de esto, se encuentran en peores condiciones que hace ocho años. Baste decir que, según el último informe sobre salarios publicado por el INE, los trabajadores del sector de la hostelería tenían un salario medio bruto en el año 2015 de 1.168 euros, es decir, 15 euros menos que el año 2010 y ocupando el penúltimo lugar de salarios según la rama de actividad, estando por debajo tan sólo el personal doméstico.

COYUNTURA TURÍSTICA MÁLAGA CAPITAL (2015-2016)

AÑO

VISITANTES

PERNOCTACIONES

NÚMERO

OCUP.

PERSON.

ESTANCIA MEDIA

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRAN.

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRAN.

ESTAB.

HABIT.

PZAS

PZAS

EMPLEA.

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRA.

2015

1.105.467

524.472

580.995

2.246.495

949.257

1.297.238

103

4.852

9.733

62,23

1.227

2,03

1,81

2,23

2016

1.177.352

511.529

665.823

2.376.487

907.910

1.468.577

99

4.898

9.884

64,83

1.302

2,02

1,77

2,21

DIFER.

71.885

-12.943

84.828

129.992

-41.347

171.339

-4

46

151

2,60

75

-0,01

-0,04

-0,03

%

6,50%

-2,47%

14,60%

5,79%

-4,36%

13,21%

-3,88%

0,95%

1,55%

4,18%

6,11%

-0,67%

-1,94%

-1,22%

Fuente: I.N.E.

Si analizamos los datos del último año observamos que el número de visitantes y pernoctaciones ha crecido con respecto al año 2015, impulsado únicamente por los extranjeros; el empleo también crece en igual proporción; el número de establecimientos ha bajado de los 103 a los 99, aunque esta bajada no ha afectado al número de habitaciones y plazas que han aumentado ambas, y la estancia media ha tenido un ligero descenso.

Lo que sí es muy preocupante es la bajada de visitantes y pernoctaciones de españoles en los hoteles de Málaga capital. Ello ha sido una constante en estos últimos años y en 2015 ha supuesto un descenso del 2,47% el número de visitantes y del 4,36% el número de pernoctaciones de españoles. Ello se traduce en 41.347 pernoctaciones menos que en el año 2015.

COYUNTURA TURÍSTICA MÁLAGA CAPITAL (1º TRIMESTRE 2016-2017)

AÑO

VISITANTES

PERNOCTACIONES

NÚMERO

OCUP.

PERSON.

ESTANCIA MEDIA

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRAN.

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRAN.

ESTAB.

HABIT.

PZAS

PZAS

EMPLEA.

TOTAL

ESPAÑ.

EXTRA.

1º TRIMES.16

242.171

121.668

120.503

487.266

214.112

273.154

91

4772

9.584

55,66

1.196

2,01

1,76

2,27

1º TRIMES.17

262.862

113.787

149.075

496.064

173.457

322.607

95

5048

10.177

53,78

1.335

1,89

1,52

2,16

DIFERENCIA

20.691

-7.881

28.572

8.798

-40.655

49.453

4

276

593

-1,88

139

-0,12

-0,24

-0,10

RCENTAJE

8,54%

-6,48%

23,71%

1,81%

-18,99%

18,10%

4,40%

5,78%

6,19%

-3,38%

11,62%

-6,21%

-13,38%

-4,53%

Fuente: I.N.E.

Los datos que llevamos contabilizados de 2017 siguen la misma tónica de 2016, donde se incrementa el número de visitantes, de pernoctaciones y de empleo. También sigue la misma tendencia negativa con la que finalizó el 2016 en cuanto al número de visitantes y pernoctaciones efectuadas por los españoles. En este primer trimestre se ha agudizado aún más y el número de pernoctaciones ya tiene un descenso del 18,99% con respecto al mismo período del año anterior, llegándose a prácticamente igualar la pérdida de pernoctaciones sufrida en todo el año 2016. Siguen siendo los extranjeros los que mantienen el crecimiento en el número de visitantes y pernoctaciones, con incrementos del 23,71% y del 18,10% respectivamente. Otro dato muy negativo es la bajada en la estancia media, que ha sufrido un descenso del 6,21%, siendo del 13,38% en el caso de los españoles y del 4,53% en el de los extranjeros.

A poco empleo que se generado hay que sumarle el aumento de la temporalidad, ya que más del 95% de los contratos que se llevado a cabo son temporales y la mitad ha sido de trabajo a tiempo parcial. Las empresas de trabajo temporal y las subcontratas han aumentado sobre todo en el departamento de pisos en los hoteles de Málaga capital, donde sus hoteles están utilizando la externalizacion con el objetivo de no aplicar el Convenio Provincial de Hostelería de Málaga. Esto no está justificado por la estacionalidad, ya que en la ciudad apenas tiene estacionalidad. La apuesta debe encaminarse hacia el contrato fijo a tiempo completo y el fijo de fijo-discontinuo, pero los empresarios lo siguen dejando de lado en beneficio de la eventualidad pura y dura, que se ha agudizado más con la implantación de las reformas laborales.

A modo de conclusión, valoramos muy positivamente el balance de la actividad turística de Málaga capital durante el periodo 2008-2016, no así el del empleo, ya que se ha destruido en este periodo y el poco que se ha creado no ha sido de calidad ni con derechos.

Por todo ello instamos a los empresarios a que no sean “parcos” a la hora de reforzar las plantillas con empleo de calidad. Al “poco y mal empleo” hay que añadirle un aumento de las cargas de trabajo y, para “rematar la faena”, en muchos centros de trabajo hay un aumento del trabajo parcial fraudulento, ya que en el mejor de los casos se da de alta al trabajador en la Seguridad Social cuatro horas, cuando en la práctica laboral está entre ocho y doce horas, lo que significa un empeoramiento de las condiciones laborales y de la conciliación de la vida familiar y profesional, así como un notable aumento de la economía sumergida, con la repercusión negativa de cara al cliente --valoración en la que seguiremos insistiendo por ser absolutamente necesaria-- de la relación precio-calidad-servicio.

Para CCOO, la calidad turística pasa irremediablemente por “un cliente satisfecho, un trabajador satisfecho”. Sin embargo, y desgraciadamente, la actitud de los empresarios y su visión de corto plazo están empeorando la calidad en el servicio. Esperamos que cambien de actitud, ya que de no llevarse a cabo la industria turística malagueña lo pagará a medio y largo plazo.

Los trabajadores y trabajadoras malagueños aportan un plus de calidad a ese servicio de excelencia al que contribuyen día a día, así lo manifiestan los turistas que nos visitan dándoles en todas las encuestas un notable, a pesar de las negativas condiciones sociales y económicas en las que se trabaja en este sector.

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..