Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En una atmósfera de optimismo por los objetivos cumplidos y la entrega de premios para impulsar la obra de jóvenes creadores, cerró sus puertas hoy el singular Festival Internacional de Cine y Música Kustendorf 2017.

Una animada ceremonia en la sala Prokleta Avlija (El patio maldito, título de una obra del Nobel Ivo Andric) caracterizó la entrega de los Huevos de Oro, Plata y Bronce decididos por un jurado que integraron la literata china Geling Yan, el productor francés Christian Valsamidis y el guionista y director serbio Nikola Lezaic.
El primer premio fue otorgado al novel cineasta israelí Michael Alalu por su obra The Thorn (La espina), mientras que el segundo recayó en la realizadora danesa Toni Otille por la cinta Lulu IRL y el tercero, en el suizo Matteo Gariglio, quien presentó En la Boca, una coproducción con Argentina sobre ese barrio porteño.
El fundador y director del certamen, el afamado cineasta serbio Emir Kusturica, presentó un nuevo galardón creado para esta edición jubilar del festival, al filme más poético, concedido a Before I sleep (Antes que yo duerma) del joven búlgaro Nikolai Todorov.
El premio especial del jurado recayó en The silence (El silencio), de Ali Asgari y Farnoosh Samadi, dos nuevos valores iraníes residentes en Italia, mientras el tradicional galardón Vilko Filac a la Mejor cinematografía fue para el ruso Andrei Maika, director de fotografía de The first (El primero), realizado por su compatriota Lado Kvatania.
Para el programa competitivo del festival se sometieron a juicio del jurado 22 filmes de unos 500 presentados.
En la sección sobre tendencias contemporáneas, los jóvenes cineastas y estudiantes disfrutaron y debatieron La mujer que se fue, el León de Oro del festival de Venecia 2016, del filipino Lav Diaz; la última producción de Kusturica En la Vía Láctea, y En la cama con Victoria, de la realizadora francesa Justine Triet, entre otros.
Un programa de retrospectivas se dedicó a un indispensable del cine nacional, Zivojin Pavlovic y al guionista y director Gordan Mihic.
También hubo una sección para presentar operas primas.
El programa musical de este año lo integraron el propio Kusturica como guitarrista con su banda The No Smoking Orchestra, con el trompetista moldavo Adam Stinga como invitado; The NS Big Band (de Novi Sad), la exitosa guitarrista y vocalista serbia Ana Popovic y los grupos Van Gogh y Che Sudaka.
Una vez más, del 14 al 19 de enero, la ya mítica Drvengrad, en ese rincón montañés cubierto de bosque y nieve, devino meca del cine nuevo y despojado de la banalidad comercial imperante en el mundo y desde hoy mira al futuro con las baterías cargadas.
Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..