Por Enrique Arias Vega

enriqueariasvega

Francia no se parece políticamente a España en nada.

Para empezar, carece de las agudas tensiones territoriales de nuestro país. Es más: no hay nacionalismos o independentismos como los de Euskadi y Cataluña, porque sus homólogos, Iparralde y Rosellón, son unas de las regiones más deprimidas económicamente de Francia.

Ironizaba el otro día Pablo Iglesias con que “todos los políticos son iguales”, queriendo decir obviamente lo contrario: que no lo son ni por asomo.

Respondía así a una pregunta de la periodista Cristina Pardo sobre una mariscada de Ramón Espinar en Galicia, de la que presumió el dirigente de Podemos en Facebook hasta que, quizás debido a las críticas, retiró su mención de las redes sociales.

Reconozco que últimamente me desazona vivir en España.

No sólo por la degradación de las condiciones de vida de muchas personas, que también. Pero, sobre todo, por la sensación de pesimismo generalizado, de queja constante, de tensiones ideológicas y políticas entre unos y otros…

¡Y eso que sois unos juerguistas que vivís ‘de puta madre’!”, me dice un amigo extranjero, afincado entre nosotros desde hace años.

Lo cierto es que, desde que llevo unas semanas recorriendo países foráneos, me siento más relajado. No es porque ellos no tengan problemas —¡vaya por Dios que sí!—, sino porque se los toman con más calma.

Ahora llevo unos días en el Reino Unido, sí, el país del brexit, de la masiva inmigración multicultural, del último atentado islamista en el puente de Westminster, de la difícil negociación con la UE, de los precios inmobiliarios por las nubes…

La Democracia existe desde hace cuatro días, como el que dice, porque casi nadie cree en ella. Y no me refiero solo a la mayoría de países de la ONU, que son regímenes autocráticos, en uno u otro sentido. Sino también a las naciones y personas aparentemente democráticas: en la Grecia clásica, por ejemplo, solo podía expresarse libremente un reducido número de ciudadanos y en nuestra admirada Suiza la mujer no pudo votar hasta el muy reciente año 1971.

El fallecido empresario Leopoldo Rodés lo dijo en privado hace ya muchos años: “En Cataluña mandamos siempre las mismas 200 familias, bajo un régimen político u otro”.

Ni usted no yo conocemos ningún país con menos aprecio por los símbolos nacionales que el nuestro. Ver una bandera española en nuestras calles resulta improbable y, por no tener, hasta carecemos de texto en nuestro himno nacional.

En 1993, en plena guerra de los Balcanes, un grupo de periodistas españoles acompañábamos a un gran convoy de ayuda humanitaria a los bosnios, organizado por el Grupo Zeta. Entonces, la mejor garantía de nuestra supervivencia fue la presencia de tropas españolas encuadradas en las fuerzas de la ONU. Recuerdo haber oído a Carlos Carnicero comentar: “¡Quién me iba a decir a mí, tras abominar de los militares durante el franquismo, que este nuevo Ejército español iba a ser mi mejor amigo!”.

Te reenvío este WhatsApp que me acaba de llegar. A lo mejor lo que dice no es cierto, pero por si acaso te lo envío”.

¿Quién de nosotros no ha recibido en la red mensajes semejantes a éste? Según él, lo importante no es que algo que se transmite sea verdad o no, sino su singularidad, emotividad o posibilidad de certidumbre. Es lo que ahora se llama posverdad: el que las opiniones o creencias personales acaben teniendo más trascendencia que los meros hechos objetivos.

Al igual que Donald Trump y que muchas personas más conozco a periodistas deshonestos. Pero también conozco fontaneros, vendedores de zapatillas y registradores de la propiedad sin escrúpulos. La exclusiva descalificación del presidente norteamericano de los periodistas supone, sin embargo, un peligrosísimo paso hacia la censura.

Nunca volveremos a vivir tan bien (es un decir) como hemos vivido.

Las últimas estadísticas evidencian que aumenta la desigualdad entre ricos y pobres en España. Es decir, que tras la crisis económica la situación de la mayoría es más crítica que antes: siguen las altísimas cifras de paro, disminuyen las prestaciones sociales, los sueldos son más bajos y los empleos más precarios.

A contracorriente

 

Por lo que hemos visto y oído, Donald Trump podría poner a Estados Unidos y al mundo patas arriba. Su última rueda de prensa no ha hecho más que confirmarlo.

Estafados y estafadores. Por Enrique Arias Vega

04 Enero 2017  Sección; Opinión 822 votos

A contracorriente

La Generalitat catalana ha reconocido que en los últimos diez años 48.000 familias han seguido cobrando la prestación de dependencia por familiares ya fallecidos. Hace unos meses, el Tribunal de Cuentas español denunció, asimismo, el pago indebido de pensiones a 30.000 beneficiarios muertos.

Pederastia en la iglesia, inmatriculaciones y PP. Por Domingo Sanz

El pasado viernes La Sexta informó con detalle sobre las inmatriculaciones de bienes inmuebles realizadas por la Iglesia católica española...

¿Daños psicológicos por salvar la vida de dos niños? por Diego Fierro Rodríguez

Steven Tartt, un inglés de 32 años que estaba de vacaciones, salvó la vida a dos niños en la piscina...

Artículo Periodístico 1.381º: “Creadores: Mallarmé”.

Al enfrentarte a la vida y obra de un gran autor, o ser considerado un gran creador, como es Mallarmé...

LA BARRA ES LARGA / JOAN LLOPIS TORRES

Conversaciones en el bar La Barra es Larga. Compendios. Cuando la Guardia Civil cifra en tres mil doscientos los mossos...

Para vender bombas mata niños quiero un referéndum.

Cualquier niño es mi niño, maldita bomba, mi bomba, que rompe en mil granos el desierto, en mil agujas de...

Martin Luther King, Quim Torra y La SER.

Así no hay quien escriba. Nadie deja de cometer errores, o poner trampas, y si hubiera mercado para todo lo...

Hoy existe en el Parlament de Cataluña una grave anomalía democrática, consistente en que la Mesa decidió suspender los …

Sin perjuicio de que, a mi entender, la mayoría que constituye JUNTS PER CATALUNYA y ERC, ha decidido autoaplicarse un...

A Carmen Montón, decisiva en la mastercrisis

Hola Carmen, son tantas las sensaciones que me embargan tras tu reciente deriva que no soy capaz de pensar en...

EL ILUSIONISTA

Finalmente tendré que aplaudir a Abel Caballero, pero no como gestor de un ayuntamiento, (que eso es un alcalde a...

esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi