Por Enrique Arias Vega

enriqueariasvega

La verdad es que solemos preferir la venganza a la justicia.

Lo digo tras ver cómo reaccionamos los seres humanos ante fallos judiciales que no se corresponden con nuestros criterios o con nuestros prejuicios.

Más allá del escándalo político y académico que ha acabado, probablemente, con la carrera de Cristina Cifuentes, la mayoría de españoles son conscientes de dos cosas: de que el prestigio de la Universidad Juan Carlos I está por los suelos —¿quién presumirá, a partir de ahora, de haberse titulado allí?— y que toda la Universidad española se encuentra bajo sospecha, tanto, al menos, como nuestra clase política.

El mismo día en que Carles Puigdemont sale de la cárcel, entra en ella el expresidente brasileño Lula Da Silva. Al margen de otras consideraciones penales, mientras el catalán no hizo nada durante sus 21 meses de mandato, salvo gastar tiempo y dinero en su ensoñación separatista, el antiguo sindicalista latinoamericano modernizó su país, palió diferencias sociales y gobernó con cierta equidad. Paradojas de la vida.

Oigo con particular estupor a Pablo Iglesias una frase que me pone los pelos de punta: "Es indecente que los corruptos tengan impunidad y que dirigentes catalanes vayan a la cárcel".

¿A quién se refiere? ¿Quién tiene impunidad para él?

Según mis cálculos, en estos momentos existen en España 90 personas encarceladas por corrupción, 78 con carácter definitivo y otras 12 en régimen provisional, en espera de sentencia. Pero es que hay incoadas 1.700 causas con 500 imputados, muchos de los cuales acabarán en la cárcel un día u otro. Desde los lejanos tiempos en que estuvieron entre rejas empresarios otrora famosos, como Mario Conde o Ruiz-Mateos hasta hoy, han pasado o están en la trena ex ministros como Jaume Matas, ex presidentes de Comunidades Autónomas, como Ignacio González, de Diputaciones, como Carlos Fabra o José Luis Baltar, consejeros autonómicos, alcaldes, concejales,.. y hasta el presidente de los empresarios españoles, Gerardo Díez Ferrán.

Estamos en plena moda reivindicativa de pedir más dinero para todo: desde equiparar los salarios de la Guardia Civil con la Ertzaintza, hasta mejorar las prestaciones por invalidez o las ayudas a la igualdad de género; peticiones todas ellas legítimas, pero a las que nadie aporta ideas de cómo financiarlas.

Cada vez que el Estado (en el sentido institucional más amplio) abre la boca, mete la pata.

Sólo así se explica que un país, como España, con una de las Constituciones más garantistas del mundo, una descentralización política y administrativa que sirve de modelo a otras naciones, el mayor sistema de libertades públicas y privadas de su historia, un régimen de ayudas a grupos y entidades de gente vulnerable y desfavorecida,… sea tachado de modelo de fascismo, de ausencia de derechos, de prácticas autoritarias, de falta de división de poderes y de otras lindezas semejantes.

Como todo el mundo sabe, el himno español no tiene letra oficial. De los más de 200 países del mundo, compartimos semejante originalidad sólo con San Marino, Bosnia-Herzegovina y Kosovo. Grandes potencias internacionales, todos ellos, por lo que se ve.

Ahora, la cantante pop madrileña Marta Sánchez acaba de tener la valentía y la delicadeza de cantar el himno con una letra de su creación, respetuosa y moderada. A mí, que ya soy muy viejo, me sigue gustando más la del poeta gaditano José María Pemán, de 1928, que está proscrita y vilipendiada por haber sido usada oficialmente durante el franquismo, aunque a mí me parezca objetivamente irreprochable.

Se ha descubierto ahora el escándalo de las orgías sexuales de Oxfam y otras ONG destinadas a ayudar a los más vulnerables y desfavorecidos en vez de dañarlos impunemente. Antes fueron los abusos sexuales de miembros de la Iglesia Católica, las violaciones habituales en el mundo de Hollywood o la pederastia en el ámbito deportivo.

Los independentistas catalanes han puesto en circulación una decena de artículos, opiniones e informes internacionales según los cuales Cataluña ganaría económicamente si se independizase de España. Es decir, si deja que otros, como Ourense o Cáceres, se las compongan por sí mismos.

Por una vez tiene razón el diputado separatista Gabriel Rufián, al parodiar el célebre microrrelato del escritor Augusto Monterroso: “Al despertar —ironiza—, el independentismo seguía allí”.

Resulta que todo el mundo conocía los abusos sexuales del productor de Hollywood Harvey Weinstein y callaba. Ahora, una vez hecha pública su continuada perversión y sus repetidos ataques a actrices y aspirantes a serlo, la lista de denunciantes se ha hecho enorme.

He seguido los consejos de mi médico y he decidido prescindir de determinados programas informativos, tertulias que viven de fomentar la crispación y otras actividades generadoras de estrés y hasta de odios diversos.

Leguina y Feijóo ante Vox. Fielóo ante la Convención del PP español. La mejor, justa y necesaria defensa de la nación es…

El que fue presidente por el PSOE de la autonomía madrileña, Joaquín Leguina, escribió el artículo “Vox y la corrección...

El desierto del unicornio

Así trataron al unicornio lanzándolo al desierto de la expulsión, no eran sabios eran, quienes habían descubierto las vergüenzas de...

VOX UN PARTIDO TERRORISTA

Estamos en un momento convulso políticamente, no sólo en España sino en todo el mundo, la ultraderecha amenaza con atentar...

Fake news y sancionar ya la mentira en política.

Nos encontramos ante uno de esos problemas que llamamos transversales, en tanto que pueden interesar a cualquier persona, sea cual...

Artículo Periodístico 1.520º: “Frases VII de Juan de Portoplano”.

Se formó una comisión del pueblo, llamaron a la casa de Juan de Portoplano, y le dijeron, nos gustaría, que...

Tengo la cabeza llena de jueces… y de Villarejo. Por Domingo Sanz

Durante el paréntesis que abrí tras la primera entrega de este discurso no he dejado de buscar la respuesta a...

A contracorrienten ¿Quién es de extrema derecha? Enrique Arias Vega

La aparición de Vox ha llenado de alborozo a quienes buscaban un partido más de derechas, sin encontrarlo, pero paradójicamente...

El discurso de la Pascua Judicial 2019 (1).

“Buenas noches. Os agradezco que, una vez más, me dejéis entrar en vuestros juzgados durante estas fiestas, aunque ya hayan...

La machista ultraderecha persigue el sometimiento de la mujer

Estábamos en pleno debate sobre la denominación de la violencia ejercida por los hombres contra las mujeres, que si violencia...