El desconcierto del socialismo. Por Enrique Arias Vega

14 Diciembre 2016  Sección; Opinión 1003 votos

A contracorriente Sion los partidos de izquierda, en general, y el socialista, en particular, Europa no gozaría del bienestar económico y social del que disfruta en la actualidad. Su acción hace un siglo, tras la masacre de las clases populares en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, acabó con el clasismo histórico de Europa, generó más riqueza y la distribuyó mejor.

Esos valores son hoy patrimonio común con la derecha democrática, con lo que los socialismos han perdido su espacio diferenciador y hasta su justificación. La revolución electrónica ha aumentado vertiginosamente la productividad y reducido la necesidad de mano de obra. La globalización, por otra parte, ha acabado con industrias históricas, reducido el bienestar relativo de las clases populares y ampliada la desigualdad social. Ante ello, el socialismo no encuentra su sitio y ve cómo el populismo renace de sus cenizas con prédicas tramposas y utópicas.

No se trata sólo del caso español, con corrientes antagónicas y reduccionistas, ejemplificadas quizás en Pedro Sánchez y Susana Díaz. Sucede lo mismo en Francia, Italia, Gran Bretaña…, donde algunos líderes, como Valls y Renzi, intentan aplicar recetas de la derecha, y otros, como Corbyn y Mélenchon, se refugian en un añejo izquierdismo incapaz de enfrentarse a los problemas de hoy.

Ése es el desconcierto en que viven los socialistas. Presionados por la urgencia electoral, abandonan el debate político necesario para luchar enconadamente por imponerse unos a otros, como si ésa fuese la única solución. Ésta pasa, en cambio, por afrontar con una nueva mentalidad el reparto del trabajo, los estímulos al empleo, los beneficios de la globalización, el movimiento de trabajadores, el equilibrio entre necesidades sociales y méritos personales y entre derechos individuales y obligaciones colectivas.

Una auténtica revolución ideológica, en definitiva, que va justamente en dirección contraria a los populismos simplistas, ya sean de Trump y Le Pen o de Iglesias y Tsipras.    

Artículo Periodístico 1.473º: “Cuestiones sobre la erradicación o disminución de los cuatro jinetes del Apocalipsis, IV”…

Hay que valorar cada medida o idea o concepto, tanto teórico o práctico que tengamos del mundo o de nosotros...

La mentira, ciertos negocios y el fascismo, aliados objetivos. Por Domingo Sanz

Hoy estamos más cerca de un "fascismo siglo XXI" que cuando gobernaba Obama, por poner un nombre equivalente al de...

El PSOE de Susana contra Pedro o como perder Andalucía.

Reconozco que he tardado varias horas en recuperar el equilibrio tras la ráfaga de desasosiegos que me tumbó cuando, sin...

¿PORQUÉ LLEGÓ VOX?

Vox no aparece por generación espontánea, no es un movimiento de la calle a causa de la crisis, no es...

A contracorriente A Vox le hacen la propaganda sola. Por Enrique Arias ­Vega

Sin quitar ningún mérito al equipo de comunicación de Vox, al partido de Santiago Abascal todos sus enemigos le han...

Artículo Periodístico 1.466º: “Academia de Poetas Americanos”.

Academy of American Poets o Academia de Poetas Americanos es una organización sin ánimo de lucro de apoyo a la...

La Justicia española es un peligro para la democracia.

Hablando de Justicia, asumo que el título pueda parecer injusto por generalizador, pero solo debería molestar a quienes tengan mala...

A contracorriente.... Los inmigrantes de Trump. Por Enrique Arias ­Vega

A partir del sábado, un nuevo presidente mexicano de izquierdas, Manuel López Obrador, se encontrará con el marrón de los...

Artículo Periodístico 1.457º: “¿Por qué el señor Iglesias va a ser presidente de gobierno dentro de cinco años?”. …

 Pronosticar un resultado sociopolítico para dentro de cinco o seis años, es decir, para dentro de dos legislaturas después de...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi