Enrique Arias ­Vega

Hay visiones optimistas y pesimistas sobre el mundo que se nos viene encima. Claro que los futurólogos nunca han sido muy precisos ni correctos a la hora de sus previsiones. Por ejemplo, hace setenta años anticipaban que hoy día comeríamos algas en vez de carne y que vestiríamos habitualmente trajes de neopreno. En cambio, ninguno de ellos previó la revolución tecnológica de las redes sociales.

 

Ni un acierto, pues.

Uno de los actuales gurús de la prognosis, Robert M. Goldman, predice que en la próxima década todo será de maravilla. Según él, unas computadoras exponencialmente mejores nos permitirán comprender mejor el mundo: sustituirán a abogados y médicos y los nuevos vehículos autónomos evitarán el 99 por ciento de los accidentes.

Al no conducir y poder trabajar desde donde queramos, las actuales mega ciudades recuperarán su dimensión humana. Y al multiplicar las fuentes de energía alternativa y barata, se potabilizarán las aguas saladas y las residuales, todos los objetos podrán fabricarse en 3D, el trabajo será más productivo, nuestra esperanza de vida alcanzará los 100 años y todos seremos felices y comeremos perdices, como en los cuentos de nuestra infancia.

Claro que hay un montón de cosas que no quedan claras en tan idílicas profecías. Por ejemplo: cómo se repartirá el menor trabajo que quede y quién se beneficiará del ocio resultante; qué pasará con los pobres actuales y cómo se abordará ese problema; si habrá o no movimientos migratorios y si se pondrán trabas a los traslados masivos de personas; cómo se atenderá al número creciente de viejos y quién financiará dicha atención cada vez más costosa,…

Si nos paramos un minuto a pensarlo, la cuestión no consiste en si habrá o no vertiginosos avances tecnológicos, que sí, que los habrá, sino en cómo afectarán a nuestras vidas, en si podremos asimilarlos fácilmente o no, en quiénes se beneficiarán de ellos y quiénes saldrán perjudicados, en cuáles serán los valores con que vayamos a gestionarlos y en si la sociedad resultante será más justa o no que la actual.

Al parecer, tenemos tanta prisa en llegar al futuro, que estamos dispuestos a que nos arrolle sin haber averiguado cuál es el rumbo que debe tomar.

La inviolabilidad monárquica será derrotada por la realidad.

Comprendo que al PSOE le interese proteger al rey, pues sus dirigentes actuales aún recuerdan que, sin la intervención del...

ALGUÉN VIRÁ QUE BO ME FARA

     E moita a mitoloxía e a tradición que fala de guerreiros que vencen batallas despois de mortos, sen ir...

Pederastia en la iglesia, inmatriculaciones y PP. Por Domingo Sanz

El pasado viernes La Sexta informó con detalle sobre las inmatriculaciones de bienes inmuebles realizadas por la Iglesia católica española...

¿Daños psicológicos por salvar la vida de dos niños? por Diego Fierro Rodríguez

Steven Tartt, un inglés de 32 años que estaba de vacaciones, salvó la vida a dos niños en la piscina...

Artículo Periodístico 1.381º: “Creadores: Mallarmé”.

Al enfrentarte a la vida y obra de un gran autor, o ser considerado un gran creador, como es Mallarmé...

LA BARRA ES LARGA / JOAN LLOPIS TORRES

Conversaciones en el bar La Barra es Larga. Compendios. Cuando la Guardia Civil cifra en tres mil doscientos los mossos...

Para vender bombas mata niños quiero un referéndum.

Cualquier niño es mi niño, maldita bomba, mi bomba, que rompe en mil granos el desierto, en mil agujas de...

Martin Luther King, Quim Torra y La SER.

Así no hay quien escriba. Nadie deja de cometer errores, o poner trampas, y si hubiera mercado para todo lo...

Hoy existe en el Parlament de Cataluña una grave anomalía democrática, consistente en que la Mesa decidió suspender los …

Sin perjuicio de que, a mi entender, la mayoría que constituye JUNTS PER CATALUNYA y ERC, ha decidido autoaplicarse un...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi