Si cualquier político se autoconcede una subvención de sólo 600 euros armamos la de Dios es Cristo. En cambio, ya ven, Cristiano Ronaldo ha sido condenado a dos años de cárcel y 18,8 millones de euros por cuatro delitos fiscales y nosotros tan frescos: seguimos admirándole, comprando sus camisetas y desgañitándonos por sus éxitos deportivos.

 

Lo lamentable es que se trata de un gigantesco robo a todos los ciudadanos, con el que se podrían haber alimentado hasta 10.000 personas durante un año y que nos obliga a los demás a pagar más impuestos.

Sucedió lo mismo hace un año con Lionel Messi, con lo que el fraude no afecta a un único color deportivo. Entonces, el azulgrana fue condenado a 21 meses de cárcel por tres delitos fiscales y un importe de 4,1 millones de euros. Una bagatela para él, pero que para miles de ciudadanos les ha supuesto un penoso esfuerzo tributario añadido con el que poder sufragar los gastos sociales de este país.

Así andamos, mirando con lupa los gastos de cualquier edil de tres al cuarto al que se le va la mano y teniendo, en cambio, unas tragaderas mayúsculas con deportistas, rockeros y otros héroes populares que jamás han salvado la vida de un inmigrante a la deriva en una patera porque cuando no juegan navegan en yates de superlujo, ocultando sus fortunas en paraísos fiscales.

Y no se nos diga que la fortuna que defraudan no es de todos. Una cosa es que ganen dinero a paladas, como si jugar al fútbol fuese más importante, por ejemplo, que hacer cirugía reconstructiva, investigar la cura del cáncer o ayudar a los niños de Sierra Leona. Lo aceptamos, porque estos son los valores que ha establecido nuestra sociedad y la prelación que existe de unas actividades lúdicas sobre otras de interés público. ¡Pero que no contentos con ello además nos roben! ¡Y que lo hagan precisamente con el dinero de las personas que los admiran!

Lo peor de todo es que mientras exigimos responsabilidades a otros por tres duros, seguimos perdonando a nuestros ídolos, embobándonos con ellos y hasta justificando su conducta, que imputamos a veces a quienes les asesoran y hasta a quienes creemos que les tienden una trampa o les difaman.

Somos, pues, incorregibles.

El motivo de la bajada del límite de velocidad en las vías convencionales, Por Diego Fierro Rodríguez

Mediante el Real Decreto 1514/2018, de 28 de diciembre, por el que se modifica el Reglamento General de Circulación, aprobado...

Elecciones 1. El momento demoscópico de partida.

Convocadas las generales más inquietantes de esta monarquía con urnas que tenemos, no hay que dejarse nada en el tintero...

Inicio del juicio contra la Causa General catalana. La Monarquía, ¡al banquillo!

El 1 de febrero se realizará el traslado de los presos a Madrid y previsiblemente, el 5 se iniciará el...

CARMELA SILVA, EJEMPLO DE POLITICA ANTIDEMOCRATA, CORRUPTA Y MENTIROSA

Dice Carmela Silva que ella es una política ejemplar, sin tacha, que nadie puede decir nada de ella, que lo...

PROHIBIDO LEER EN LA TRIBUNA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Lo que les voy a contar forma parte de mis recuerdos más señalados de la maravillosa etapa que me todo...

“Amo a España”, dijo Junqueras.

“Y por eso defiendo la independencia de Catalunya”, siguió diciendo, mientras prestaba declaración en su juicio supremo tras cientos de...

Artículo Periodístico 1.554º: “¿Existe la belleza utilizada para el mal, V?”.

¿Podemos pensar que unir belleza, alta belleza, de frases o ideas o imágenes o música a un mensaje negativo, maléfico...

El juicio de los siglos y el día que no se imaginó.

Son las 04:30 a.m. del 14 de febrero de 2019 y no puedo dejar de pensar en el juicio más...

A contracorriente. La concentración de “las tres derechas”. Enrique Arias Vega

Me siendo incapaz de valorar el resultado numérico —y menos aún la incidencia política— de la concentración patriótica en Madrid...

Otros articulos relacionados.....