Nunca se sabe cuándo ha sido el último escándalo de Donald Trump porque éstos se suceden a una velocidad de vértigo. El actual, las declaraciones de su abogado Rudy Giuliani de que pagó 130.000 dólares de su propio bolsillo a la prostituta Stormy Daniels.

 

El de las prostitutas, el sexo y sus comentarios derogatorios sobre las mujeres no son, con todo, el mayor de los problemas del Presidente norteamericano. Revelan, en efecto, el carácter primitivo, antojadizo y narcisista del individuo con más poder del mundo: un comportamiento que ha sembrado el caos en la Casa Blanca, relevando constantemente a su personal y tomando sus decisiones políticas a base de tuits instantáneos y no de elaborados y profundos análisis, como pone de manifiesto su último biógrafo, Michael Wolff, en su libro Fuego y furia.

Lo mejor que puede decirse de Donald Trump es que resulta ser fiel a sí mismo y a las previsiones que se tenían sobre su mandato presidencial: improvisación política, conducta errática, confusión de su actividad pública y su vida privada, personalismo en las decisiones e imprevisibilidad de su agenda. Ni siquiera Nixon, el único presidente dimitido por su conducta, o Clinton, que se pasó medio mandato defendiéndose de sus modestos escarceos sexuales, tuvieron un comportamiento tan extravagante y dedicaron tanto tiempo al cotilleo en vez de a la Administración pública.

Por eso, cada día es mayor el número de congresistas que no ven lejano su posible impeachment (proceso de destitución). En una demostración de que la ficción se anticipa a veces a la realidad, hace unas semanas en la serie televisiva The Good Fight se hablaba de unos vídeos sexuales del Presidente que el Partido Demócrata tendría guardados de cara a impedir su reelección en 2020.

Lo que en cualquier caso no resulta una fantasía catódica es la actitud chulesca de un Trump que se crece ante los argumentos de sus adversarios y que frente al incremento de matanzas en las escuelas, por ejemplo, propone, como cualquier matón, aumentar el número de armas de fuego, proveyendo de ellas a los profesores.

A contracorriente. La práctica de la siesta. Por Enrique Arias ­Vega

    Una de las muchas leyendas infundadas sobre nuestro país es que aquí todo el mundo echa la siesta. Por eso...

Y Revilla apagó la luz del secreto.

Ocurrió en La Sexta el domingo pasado, día 11. En la pantalla, una presidenta y cuatro equivalentes autonómicos. Del PSOE...

APOYO INCONDICIONAL A RITA MAESTRE Y SUS CINCO COMPAÑEROS "FUSILADOS" EN PODEMOS MADRID

Por mas que algun@s intentamos olvidar acontecimientos del pasado, ver "ilusiones" futuras de regeneración, pactos a la Portuguesa o Frentes...

Artículo Periodístico 1.440º: “15 de noviembre, Día Mundial de la Filosofía”.

 La UNESCO ha proclamado el Día Mundial de la Filosofía, para el tercer jueves del mes de noviembre. Este año...

La larga y pertinaz construcción de una democracia basura.

Se denuncia en el Diario de Mallorca que la diputada Ballester, de Ciudadanos en el Parlament Balear, se ausentó de...

¿Puede cualquiera demandar a los secesionistas por el honor de España? por

Hay un caso muy curioso que se ha producido, dentro de la vorágine de acontecimientos que se van sucediendo, por...

A contracorriente. Un país descuajeringado . Enrique Arias ­Vega

Vuelvo a España tras un breve período en otro continente y me encuentro un país descuajeringado. Según el diccionario, eso...

EN ÁFRICA TAMBIÉN HAY BARES / JOAN LLOPIS TORES

Hay muchas áfricas y cada una de ellas contiene otras muchas, diferentes y complejas. El continente africano tiene cincuenta y...

Artículo Periodístico 1.434º: “Cuestiones sobre el suicidio, III”.

Posiblemente este problema como casi todos, solo tendrán solución desde múltiples  disciplinas de perspectivas y miradas. Quizás la filosofía y...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi