Nunca se sabe cuándo ha sido el último escándalo de Donald Trump porque éstos se suceden a una velocidad de vértigo. El actual, las declaraciones de su abogado Rudy Giuliani de que pagó 130.000 dólares de su propio bolsillo a la prostituta Stormy Daniels.

 

El de las prostitutas, el sexo y sus comentarios derogatorios sobre las mujeres no son, con todo, el mayor de los problemas del Presidente norteamericano. Revelan, en efecto, el carácter primitivo, antojadizo y narcisista del individuo con más poder del mundo: un comportamiento que ha sembrado el caos en la Casa Blanca, relevando constantemente a su personal y tomando sus decisiones políticas a base de tuits instantáneos y no de elaborados y profundos análisis, como pone de manifiesto su último biógrafo, Michael Wolff, en su libro Fuego y furia.

Lo mejor que puede decirse de Donald Trump es que resulta ser fiel a sí mismo y a las previsiones que se tenían sobre su mandato presidencial: improvisación política, conducta errática, confusión de su actividad pública y su vida privada, personalismo en las decisiones e imprevisibilidad de su agenda. Ni siquiera Nixon, el único presidente dimitido por su conducta, o Clinton, que se pasó medio mandato defendiéndose de sus modestos escarceos sexuales, tuvieron un comportamiento tan extravagante y dedicaron tanto tiempo al cotilleo en vez de a la Administración pública.

Por eso, cada día es mayor el número de congresistas que no ven lejano su posible impeachment (proceso de destitución). En una demostración de que la ficción se anticipa a veces a la realidad, hace unas semanas en la serie televisiva The Good Fight se hablaba de unos vídeos sexuales del Presidente que el Partido Demócrata tendría guardados de cara a impedir su reelección en 2020.

Lo que en cualquier caso no resulta una fantasía catódica es la actitud chulesca de un Trump que se crece ante los argumentos de sus adversarios y que frente al incremento de matanzas en las escuelas, por ejemplo, propone, como cualquier matón, aumentar el número de armas de fuego, proveyendo de ellas a los profesores.

Leguina y Feijóo ante Vox. Fielóo ante la Convención del PP español. La mejor, justa y necesaria defensa de la nación es…

El que fue presidente por el PSOE de la autonomía madrileña, Joaquín Leguina, escribió el artículo “Vox y la corrección...

El desierto del unicornio

Así trataron al unicornio lanzándolo al desierto de la expulsión, no eran sabios eran, quienes habían descubierto las vergüenzas de...

VOX UN PARTIDO TERRORISTA

Estamos en un momento convulso políticamente, no sólo en España sino en todo el mundo, la ultraderecha amenaza con atentar...

Fake news y sancionar ya la mentira en política.

Nos encontramos ante uno de esos problemas que llamamos transversales, en tanto que pueden interesar a cualquier persona, sea cual...

Artículo Periodístico 1.520º: “Frases VII de Juan de Portoplano”.

Se formó una comisión del pueblo, llamaron a la casa de Juan de Portoplano, y le dijeron, nos gustaría, que...

Tengo la cabeza llena de jueces… y de Villarejo. Por Domingo Sanz

Durante el paréntesis que abrí tras la primera entrega de este discurso no he dejado de buscar la respuesta a...

A contracorrienten ¿Quién es de extrema derecha? Enrique Arias Vega

La aparición de Vox ha llenado de alborozo a quienes buscaban un partido más de derechas, sin encontrarlo, pero paradójicamente...

El discurso de la Pascua Judicial 2019 (1).

“Buenas noches. Os agradezco que, una vez más, me dejéis entrar en vuestros juzgados durante estas fiestas, aunque ya hayan...

La machista ultraderecha persigue el sometimiento de la mujer

Estábamos en pleno debate sobre la denominación de la violencia ejercida por los hombres contra las mujeres, que si violencia...

Otros articulos relacionados.....