Cada vez que el Estado (en el sentido institucional más amplio) abre la boca, mete la pata.

Sólo así se explica que un país, como España, con una de las Constituciones más garantistas del mundo, una descentralización política y administrativa que sirve de modelo a otras naciones, el mayor sistema de libertades públicas y privadas de su historia, un régimen de ayudas a grupos y entidades de gente vulnerable y desfavorecida,… sea tachado de modelo de fascismo, de ausencia de derechos, de prácticas autoritarias, de falta de división de poderes y de otras lindezas semejantes.

 

Y que esas acusaciones y calumnias sean hechas (y/o toleradas) por sus propios compatriotas, aquí y en el extranjero, no tiene parangón posible.

Un Estado incapaz de contraponer a semejante algarada ideológica su propio relato objetivo de los hechos es un Estado ineficaz. Inútil, en cierto sentido.

De nada sirve que 80 millones de turistas (el doble que los ciudadanos españoles) vengan cada año a disfrutar aquí de ventajas y de posibilidades de las que carecen en su propio país si la propaganda interesada de unos pocos pretende convertir a nuestra nación en homóloga de Zimbabue o de Corea del Norte.

Resulta que no somos capaces de desmontar las patrañas de que aquí existen presos políticos, de la violencia policial o de la parcialidad de los tribunales y, en cambio, permitimos que la burda censura particular de una obra de arte, la retirada judicial de un libro o la condena por un probado delito de odio se conviertan en fenómenos virales, como si se tratase de abusos diarios y no excepcionales en la vida de los ciudadanos españoles.

Los responsables de un Estado que consigue estos lamentables resultados, insisto, son gente inepta, más al servicio de los enemigos de la convivencia que defensores de los intereses de sus compatriotas. Por eso mismo, quien piense que los problemas y la amenaza del independentismo catalán son cosa del pasado, se equivoca de medio a medio: nada ha cambiado, porque la percepción del Estado español que les llega a los separatistas (y a muchos que no lo son) es la de algo que no vale la pena, por su perversión y su inutilidad.

Pederastia en la iglesia, inmatriculaciones y PP. Por Domingo Sanz

El pasado viernes La Sexta informó con detalle sobre las inmatriculaciones de bienes inmuebles realizadas por la Iglesia católica española...

¿Daños psicológicos por salvar la vida de dos niños? por Diego Fierro Rodríguez

Steven Tartt, un inglés de 32 años que estaba de vacaciones, salvó la vida a dos niños en la piscina...

Artículo Periodístico 1.381º: “Creadores: Mallarmé”.

Al enfrentarte a la vida y obra de un gran autor, o ser considerado un gran creador, como es Mallarmé...

LA BARRA ES LARGA / JOAN LLOPIS TORRES

Conversaciones en el bar La Barra es Larga. Compendios. Cuando la Guardia Civil cifra en tres mil doscientos los mossos...

Para vender bombas mata niños quiero un referéndum.

Cualquier niño es mi niño, maldita bomba, mi bomba, que rompe en mil granos el desierto, en mil agujas de...

Martin Luther King, Quim Torra y La SER.

Así no hay quien escriba. Nadie deja de cometer errores, o poner trampas, y si hubiera mercado para todo lo...

Hoy existe en el Parlament de Cataluña una grave anomalía democrática, consistente en que la Mesa decidió suspender los …

Sin perjuicio de que, a mi entender, la mayoría que constituye JUNTS PER CATALUNYA y ERC, ha decidido autoaplicarse un...

A Carmen Montón, decisiva en la mastercrisis

Hola Carmen, son tantas las sensaciones que me embargan tras tu reciente deriva que no soy capaz de pensar en...

EL ILUSIONISTA

Finalmente tendré que aplaudir a Abel Caballero, pero no como gestor de un ayuntamiento, (que eso es un alcalde a...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi