Se ha descubierto ahora el escándalo de las orgías sexuales de Oxfam y otras ONG destinadas a ayudar a los más vulnerables y desfavorecidos en vez de dañarlos impunemente. Antes fueron los abusos sexuales de miembros de la Iglesia Católica, las violaciones habituales en el mundo de Hollywood o la pederastia en el ámbito deportivo.

 

El común denominador de todo ello es que se trata de instituciones o actividades profesionales respetables en las que muchos de sus jefes o directivos, en vez de denunciar en su día los delitos cometidos en sus organizaciones, han tratado de silenciarlas hasta que ha estallado finalmente la burbuja.

Descubrimos ahora que se trataba de un secreto a voces, pero que sus responsables han preferido echar tierra al asunto antes que perder prestigio, poder, subvenciones y hasta un modo de vida cómodo y sin control que contrasta brutalmente con el medio en el que hacen su labor.

Me refiero en particular, claro está, a las organizaciones no gubernamentales que, presuntamente, encauzan la solidaridad de la gente biempensante con los menos favorecidos.

Sorprende en este caso, en primer lugar, la incuria de las autoridades públicas con organizaciones a las que viene entregando ingentes cantidades de dinero, proveniente de los impuestos de los ciudadanos, sin ninguna vigilancia ni investigación sobre sus fines reales, su personal y la práctica de su labor.

Pero en eso también somos culpables los simples ciudadanos, obnubilados por nuestro generoso afán de solidaridad: hacemos caso a la primera ONG que se asoma por la esquina, sin saber si es un camelo o una institución seria, lo mismo que equiparamos a cualquier charlatán o falsario —hay casos recientes que deberían servirnos de escarmiento— a organizaciones acreditadas, nobles y serias.

Yo mismo me di de baja el año pasado como socio de Oxfam, tras varios años de cooperación, porque no veía claras sus intenciones. Bien. Pero ahora me pregunto: ¿por qué tardé tanto tiempo en hacerlo? Y me respondo con otra pregunta: ¿y quién duda, en principio, de cualquier organización cuyos fines parecen ser el bien de los demás? Nadie.

Para vender bombas mata niños quiero un referéndum.

Cualquier niño es mi niño, maldita bomba, mi bomba, que rompe en mil granos el desierto, en mil agujas de...

Martin Luther King, Quim Torra y La SER.

Así no hay quien escriba. Nadie deja de cometer errores, o poner trampas, y si hubiera mercado para todo lo...

Hoy existe en el Parlament de Cataluña una grave anomalía democrática, consistente en que la Mesa decidió suspender los …

Sin perjuicio de que, a mi entender, la mayoría que constituye JUNTS PER CATALUNYA y ERC, ha decidido autoaplicarse un...

A Carmen Montón, decisiva en la mastercrisis

Hola Carmen, son tantas las sensaciones que me embargan tras tu reciente deriva que no soy capaz de pensar en...

EL ILUSIONISTA

Finalmente tendré que aplaudir a Abel Caballero, pero no como gestor de un ayuntamiento, (que eso es un alcalde a...

Artículo Periodístico 1.370º: “Cuestiones sobre accidentes de tráfico, VI”.

No sé si usted conoce que existe, creado por la ONU, programado un día para el recuerdo de las victimas...

SIEMPRE NOS QUEDARÁ LA AUDIENCIA NACIONAL

Me ha venido a la mente la famosa frase que pronunció “Rick” (Humphrey Bogart) cuando empujó a “Elsa” (Ingrid Bergman)...

Corinna, Casado y España

Si todos esos políticos que adoran la Transición como si no hubiera habido otro ayer aplicaran lo que Suárez proclamó...

PERVERSIÓN Y QUIEBRA DE LOS REGÍMENES DEMOCRÁTICOS OCCIDENTALES.

PRIMERA PARTE. CONSIDERACIONES GENERALES. Por Antonio José Parafita Fraga, escritor y comentarista de temas sociales y políticos. Del Blog VERBO SUELTO del...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi