Se ha descubierto ahora el escándalo de las orgías sexuales de Oxfam y otras ONG destinadas a ayudar a los más vulnerables y desfavorecidos en vez de dañarlos impunemente. Antes fueron los abusos sexuales de miembros de la Iglesia Católica, las violaciones habituales en el mundo de Hollywood o la pederastia en el ámbito deportivo.

 

El común denominador de todo ello es que se trata de instituciones o actividades profesionales respetables en las que muchos de sus jefes o directivos, en vez de denunciar en su día los delitos cometidos en sus organizaciones, han tratado de silenciarlas hasta que ha estallado finalmente la burbuja.

Descubrimos ahora que se trataba de un secreto a voces, pero que sus responsables han preferido echar tierra al asunto antes que perder prestigio, poder, subvenciones y hasta un modo de vida cómodo y sin control que contrasta brutalmente con el medio en el que hacen su labor.

Me refiero en particular, claro está, a las organizaciones no gubernamentales que, presuntamente, encauzan la solidaridad de la gente biempensante con los menos favorecidos.

Sorprende en este caso, en primer lugar, la incuria de las autoridades públicas con organizaciones a las que viene entregando ingentes cantidades de dinero, proveniente de los impuestos de los ciudadanos, sin ninguna vigilancia ni investigación sobre sus fines reales, su personal y la práctica de su labor.

Pero en eso también somos culpables los simples ciudadanos, obnubilados por nuestro generoso afán de solidaridad: hacemos caso a la primera ONG que se asoma por la esquina, sin saber si es un camelo o una institución seria, lo mismo que equiparamos a cualquier charlatán o falsario —hay casos recientes que deberían servirnos de escarmiento— a organizaciones acreditadas, nobles y serias.

Yo mismo me di de baja el año pasado como socio de Oxfam, tras varios años de cooperación, porque no veía claras sus intenciones. Bien. Pero ahora me pregunto: ¿por qué tardé tanto tiempo en hacerlo? Y me respondo con otra pregunta: ¿y quién duda, en principio, de cualquier organización cuyos fines parecen ser el bien de los demás? Nadie.

Inicio del juicio contra la Causa General catalana. La Monarquía, ¡al banquillo!

El 1 de febrero se realizará el traslado de los presos a Madrid y previsiblemente, el 5 se iniciará el...

CARMELA SILVA, EJEMPLO DE POLITICA ANTIDEMOCRATA, CORRUPTA Y MENTIROSA

Dice Carmela Silva que ella es una política ejemplar, sin tacha, que nadie puede decir nada de ella, que lo...

PROHIBIDO LEER EN LA TRIBUNA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Lo que les voy a contar forma parte de mis recuerdos más señalados de la maravillosa etapa que me todo...

“Amo a España”, dijo Junqueras.

“Y por eso defiendo la independencia de Catalunya”, siguió diciendo, mientras prestaba declaración en su juicio supremo tras cientos de...

Artículo Periodístico 1.554º: “¿Existe la belleza utilizada para el mal, V?”.

¿Podemos pensar que unir belleza, alta belleza, de frases o ideas o imágenes o música a un mensaje negativo, maléfico...

El juicio de los siglos y el día que no se imaginó.

Son las 04:30 a.m. del 14 de febrero de 2019 y no puedo dejar de pensar en el juicio más...

A contracorriente. La concentración de “las tres derechas”. Enrique Arias Vega

Me siendo incapaz de valorar el resultado numérico —y menos aún la incidencia política— de la concentración patriótica en Madrid...

Artículo Periodístico 1.548º: “El libro más grande, en tamaño, del mundo”.

 Entre los libros más grandes, en tamaño, del mundo estarían: se considera que la Pagoda Kuthodaw, en Myammar, es el...

La manifestación, un fracaso peligroso.

Ni en el mejor de los sueños podía imaginar un fracaso tan estrepitoso de una concentración convocada o apoyada por...

Otros articulos relacionados.....