Se ha descubierto ahora el escándalo de las orgías sexuales de Oxfam y otras ONG destinadas a ayudar a los más vulnerables y desfavorecidos en vez de dañarlos impunemente. Antes fueron los abusos sexuales de miembros de la Iglesia Católica, las violaciones habituales en el mundo de Hollywood o la pederastia en el ámbito deportivo.

 

El común denominador de todo ello es que se trata de instituciones o actividades profesionales respetables en las que muchos de sus jefes o directivos, en vez de denunciar en su día los delitos cometidos en sus organizaciones, han tratado de silenciarlas hasta que ha estallado finalmente la burbuja.

Descubrimos ahora que se trataba de un secreto a voces, pero que sus responsables han preferido echar tierra al asunto antes que perder prestigio, poder, subvenciones y hasta un modo de vida cómodo y sin control que contrasta brutalmente con el medio en el que hacen su labor.

Me refiero en particular, claro está, a las organizaciones no gubernamentales que, presuntamente, encauzan la solidaridad de la gente biempensante con los menos favorecidos.

Sorprende en este caso, en primer lugar, la incuria de las autoridades públicas con organizaciones a las que viene entregando ingentes cantidades de dinero, proveniente de los impuestos de los ciudadanos, sin ninguna vigilancia ni investigación sobre sus fines reales, su personal y la práctica de su labor.

Pero en eso también somos culpables los simples ciudadanos, obnubilados por nuestro generoso afán de solidaridad: hacemos caso a la primera ONG que se asoma por la esquina, sin saber si es un camelo o una institución seria, lo mismo que equiparamos a cualquier charlatán o falsario —hay casos recientes que deberían servirnos de escarmiento— a organizaciones acreditadas, nobles y serias.

Yo mismo me di de baja el año pasado como socio de Oxfam, tras varios años de cooperación, porque no veía claras sus intenciones. Bien. Pero ahora me pregunto: ¿por qué tardé tanto tiempo en hacerlo? Y me respondo con otra pregunta: ¿y quién duda, en principio, de cualquier organización cuyos fines parecen ser el bien de los demás? Nadie.

A contracorriente. La práctica de la siesta. Por Enrique Arias ­Vega

    Una de las muchas leyendas infundadas sobre nuestro país es que aquí todo el mundo echa la siesta. Por eso...

Y Revilla apagó la luz del secreto.

Ocurrió en La Sexta el domingo pasado, día 11. En la pantalla, una presidenta y cuatro equivalentes autonómicos. Del PSOE...

APOYO INCONDICIONAL A RITA MAESTRE Y SUS CINCO COMPAÑEROS "FUSILADOS" EN PODEMOS MADRID

Por mas que algun@s intentamos olvidar acontecimientos del pasado, ver "ilusiones" futuras de regeneración, pactos a la Portuguesa o Frentes...

Artículo Periodístico 1.440º: “15 de noviembre, Día Mundial de la Filosofía”.

 La UNESCO ha proclamado el Día Mundial de la Filosofía, para el tercer jueves del mes de noviembre. Este año...

La larga y pertinaz construcción de una democracia basura.

Se denuncia en el Diario de Mallorca que la diputada Ballester, de Ciudadanos en el Parlament Balear, se ausentó de...

¿Puede cualquiera demandar a los secesionistas por el honor de España? por

Hay un caso muy curioso que se ha producido, dentro de la vorágine de acontecimientos que se van sucediendo, por...

A contracorriente. Un país descuajeringado . Enrique Arias ­Vega

Vuelvo a España tras un breve período en otro continente y me encuentro un país descuajeringado. Según el diccionario, eso...

EN ÁFRICA TAMBIÉN HAY BARES / JOAN LLOPIS TORES

Hay muchas áfricas y cada una de ellas contiene otras muchas, diferentes y complejas. El continente africano tiene cincuenta y...

Artículo Periodístico 1.434º: “Cuestiones sobre el suicidio, III”.

Posiblemente este problema como casi todos, solo tendrán solución desde múltiples  disciplinas de perspectivas y miradas. Quizás la filosofía y...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi