He decidido no escribir tantos artículos apocalípticos como vengo haciendo. No es porque crea que el mundo vaya ahora mejor, sino porque me estoy quedando sin amigos, que me acusan de agorero, de catastrofista y, en definitiva, de ser un aguafiestas de tomo y lomo.

 

O sea, que a partir de ahora voy a dar la vuelta a mis argumentos y ver el lado positivo de las cosas. Por ejemplo: si cuando yo comenzaba a estudiar había en el mundo 3.600 millones de personas y ahora 7.000, eso no quiere decir que haya más pobres, ni más paro, ni menos perspectivas de jubilación, sino más reposición de puestos de trabajo, más renovación laboral y más sabia nueva para alimentar los fondos de pensiones.

Así en todo.

Lo que la gente quiere son noticias positivas, tener esperanza de que nos dirigimos hacia algún destino mejor y no hacia un mundo insolidario y lleno de personajes solitarios y egoístas.

Otro ejemplo: el de las redes sociales. Hoy día, en el metro nadie habla con su vecino porque está pendiente de la Tablet, del Smart-phone y de otros artilugios electrónicos; pero es que antes tampoco hablaba con nadie sin necesidad de hacer nada. O sea, que ahora al menos estamos intercomunicándonos con alguien, aunque sea a distancia y, ya que no hablamos con nuestra mujer, al menos lo hacemos con nuestro primo de Cuenca, utilizamos el chat de los antiguos compañeros de colegio o colgamos nuestros vídeos en Instagram.

Las formas han cambiado, pero la esencia de la condición humana no. Ahora ocurre, por ejemplo, el horrible drama de los refugiados sirios o los emigrantes subsaharianos, pero hace veinte años sucedió el genocidio de tutsis en Ruanda y hace cuarenta el exterminio de los camboyanos por los jemeres rojos.

Habrá que ser, pues, moderadamente optimistas, pese a la que está cayendo, porque dentro de cuarenta o cien años también habrá quien crea entonces que vivimos en el peor de los mundos posibles.

El desierto del unicornio

Así trataron al unicornio lanzándolo al desierto de la expulsión, no eran sabios eran, quienes habían descubierto las vergüenzas de...

VOX UN PARTIDO TERRORISTA

Estamos en un momento convulso políticamente, no sólo en España sino en todo el mundo, la ultraderecha amenaza con atentar...

Fake news y sancionar ya la mentira en política.

Nos encontramos ante uno de esos problemas que llamamos transversales, en tanto que pueden interesar a cualquier persona, sea cual...

Artículo Periodístico 1.520º: “Frases VII de Juan de Portoplano”.

Se formó una comisión del pueblo, llamaron a la casa de Juan de Portoplano, y le dijeron, nos gustaría, que...

Tengo la cabeza llena de jueces… y de Villarejo. Por Domingo Sanz

Durante el paréntesis que abrí tras la primera entrega de este discurso no he dejado de buscar la respuesta a...

A contracorrienten ¿Quién es de extrema derecha? Enrique Arias Vega

La aparición de Vox ha llenado de alborozo a quienes buscaban un partido más de derechas, sin encontrarlo, pero paradójicamente...

El discurso de la Pascua Judicial 2019 (1).

“Buenas noches. Os agradezco que, una vez más, me dejéis entrar en vuestros juzgados durante estas fiestas, aunque ya hayan...

La machista ultraderecha persigue el sometimiento de la mujer

Estábamos en pleno debate sobre la denominación de la violencia ejercida por los hombres contra las mujeres, que si violencia...

OCASO DEL CENTRO DE INVESTIGACIONES SOCIOLÓGICAS (CIS) (De mi puño y tekla)

Recientemente, las críticas sobre la presunta manipulación de datos por parte Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) han resultado abrumadoras. Lo que ha provocado que...

Otros articulos relacionados.....