Doscientas personas se manifestaron el otro día proclamando la inocencia de tres adolescentes del club de fútbol Arandina, acusados de violación en grupo.

Uno se queda anonadado cada vez que se produce una manifestación de este tipo o del contrario, como si los pleitos jurídicos que conllevan la culpabilidad o no de una persona deban dirimirse en la calle, a golpe de gritos y de dicterios. En este caso, además, los propios amigos de los acusados contribuyeron a conculcar su derecho a la privacidad aireando sus nombres y sus rostros.

 

No podemos decir, pues, que en este país creemos en los Tribunales y en la Justicia, así, con mayúsculas, cuando cada vez que se acusa a alguien a quien apreciamos de algo que creemos que es injusto, salgamos a la calle para presionar la conducta de los jueces.

Los políticos son los primeros culpables de esta actitud, al arropar a sus líderes, sean del partido que fueren, cuando son citados a los Juzgados por haber cometido presuntos delitos de corrupción, sedición, malversación de fondos o lo que sea. La movilización puede ir desde esos dos centenares de apoyos en Aranda de Duero, hasta miles y miles por el proceso secesionista catalán, pasando por el caso Gürtel o los ERES de Andalucía. A mayor cantidad de manifestantes, cabría decir, mayor inocencia de los detenidos.

¿De verdad, de verdad, podemos seguir manteniendo públicamente en estas condiciones nuestra fe en la Justicia?

Dejando aparte el que tener relaciones sexuales con una menor es en sí mismo un delito, consienta ella o no con el encuentro carnal, la manifestación de Aranda envía un mensaje equívoco a la sociedad cuando precisamente la lucha contra la llamada violencia de género es una prioridad ciudadana que goza de una aceptación casi unánime.

Dejemos, pues, que en este caso, en el de la Manada de Pamplona y en todos, actúe imparcialmente la Justicia. Y reforcemos la idea de que la lucha contra los abusos sexuales es una labor de todos, siempre, en todo lugar y a ser posible antes de que se produzca lo irremediable.

El desierto del unicornio

Así trataron al unicornio lanzándolo al desierto de la expulsión, no eran sabios eran, quienes habían descubierto las vergüenzas de...

VOX UN PARTIDO TERRORISTA

Estamos en un momento convulso políticamente, no sólo en España sino en todo el mundo, la ultraderecha amenaza con atentar...

Fake news y sancionar ya la mentira en política.

Nos encontramos ante uno de esos problemas que llamamos transversales, en tanto que pueden interesar a cualquier persona, sea cual...

Artículo Periodístico 1.520º: “Frases VII de Juan de Portoplano”.

Se formó una comisión del pueblo, llamaron a la casa de Juan de Portoplano, y le dijeron, nos gustaría, que...

Tengo la cabeza llena de jueces… y de Villarejo. Por Domingo Sanz

Durante el paréntesis que abrí tras la primera entrega de este discurso no he dejado de buscar la respuesta a...

A contracorrienten ¿Quién es de extrema derecha? Enrique Arias Vega

La aparición de Vox ha llenado de alborozo a quienes buscaban un partido más de derechas, sin encontrarlo, pero paradójicamente...

El discurso de la Pascua Judicial 2019 (1).

“Buenas noches. Os agradezco que, una vez más, me dejéis entrar en vuestros juzgados durante estas fiestas, aunque ya hayan...

La machista ultraderecha persigue el sometimiento de la mujer

Estábamos en pleno debate sobre la denominación de la violencia ejercida por los hombres contra las mujeres, que si violencia...

OCASO DEL CENTRO DE INVESTIGACIONES SOCIOLÓGICAS (CIS) (De mi puño y tekla)

Recientemente, las críticas sobre la presunta manipulación de datos por parte Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) han resultado abrumadoras. Lo que ha provocado que...

Otros articulos relacionados.....