Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Reconozco que últimamente me desazona vivir en España.

No sólo por la degradación de las condiciones de vida de muchas personas, que también. Pero, sobre todo, por la sensación de pesimismo generalizado, de queja constante, de tensiones ideológicas y políticas entre unos y otros…

¡Y eso que sois unos juerguistas que vivís ‘de puta madre’!”, me dice un amigo extranjero, afincado entre nosotros desde hace años.

Lo cierto es que, desde que llevo unas semanas recorriendo países foráneos, me siento más relajado. No es porque ellos no tengan problemas —¡vaya por Dios que sí!—, sino porque se los toman con más calma.

Ahora llevo unos días en el Reino Unido, sí, el país del brexit, de la masiva inmigración multicultural, del último atentado islamista en el puente de Westminster, de la difícil negociación con la UE, de los precios inmobiliarios por las nubes…

Pues ya ven a sus habitantes: aparentemente tranquilos. Y los medios de comunicación, tan dados al escándalo en otras épocas, ahora con el diapasón más bajo, ocupados en cuestiones domésticas de menor alcance, olvidados de Irlanda del Norte, las luchas partidistas, la corrupción y otras causas de estrés.

En ese ambiente de relativa placidez, pese al terrorismo yihadista y a otras maldades varias, uno acude de vez en cuando a los medios de información españoles y se pone nervioso al ver la ácida agresividad que destilan. Y, si no, tenemos las redes sociales, los amigos de Facebook, los chats de WhatsApp y demás parafernalia digital nacional que dedican su energía a criticar al prójimo, a poner verdes a quienes no piensan como ellos y a recordarnos que vivimos en un mundo horrible, lleno de hijos de mala madre.

¿Seguro?

Como tengo la convicción de que eso no debe ser así, procuro distanciarme de las querellas domésticas que nos inventamos los españoles a cada rato y que sólo reproducen odios tribales y antagonismos de tres al cuarto. Hay que vivir más distanciados de las cosas y de las personas, me digo, si no queremos que acaben por contagiarnos sus rencores y sus prejuicios.

Cifuentes, los militares, Cospedal, Letizia y Gabilondo. Por Domingo Sanz

Pocas frases como esa del “elefante en una cacharrería” nos permiten imaginar los destrozos que alguien inapropiado puede causar e...

ADIOS A LA PUERTA DEL SOL (De mi puño y tekla)

Los políticos, afortunadamente no todos, poseen la falsa creencia de que el poder lo soluciona todo, y en ocasiones, hasta el atri...

M.Rajoy y el juego de la avestruz

El gobierno de M.Rajoy ha escondido la cabeza como una avestruz en el agujero representado por la figura del juez Llarena, por ell...

Artículo Periodístico 1.201º: “Sentencias I de Juan de Portoplano”.

La sentencia es un género muy antiguo, que intenta en fragmentos cortos de palabras e ideas, intentar abordar una cuestión. Diríam...

El imponderable “tempo” político de Mariano Rajoy. Por Fernando Claudín, escrito...

Parece evidente que el futuro de Cifuentes está en manos de Mariano Rajoy, pues los dirigentes del PP le piden que detenga la "hem...

LA ATENCION AL CLIENTE, OBJETIVO INDISPENSABLE (De mi puño y tekla)

Difícilmente olvidaremos la pasada crisis padecida a partir del 2008 por su gran repercusión, siendo un amplio colectivo de empres...

Pablo Iglesias embarazado y de buen ver. Por Domingo Sanz

A nadie se le ocurriría meterse en la vida privada del líder de Podemos si él mismo no la usara para promocionarse, como cuando no...

Apostar por Ferrol no significa que no existan apuestas en otros municipios

En el proceso electoral que se dará en la primavera del 2019 hay cuestiones que son de relevancia para una organización de izquier...

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..