Por Enrique Arias Vega

Por Enrique Arias Vega

enriqueariasvega

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Ya en tiempos de la ominosa dictadura franquista, me encontré una noche con un marroquí habitual de la delincuencia: “Cuando me detengan —me confesó—, que sea en una cárcel española, son las mejores del mundo”.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Supongo que ustedes ya lo saben; pero en muchos aspectos Londres es una de las ciudades más agobiantes del mundo.

Para empezar, el acceso a ella resulta laborioso, a pesar de contar con seis aeropuertos a su servicio. Sin ir más lejos, esta misma semana el transporte en autobús entre la terminal de Standsted y la zona nada periférica de Earl’s Court me llevó tanto tiempo como el vuelo entre Madrid y la capital británica.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El odio a los otros es tan antiguo como la humanidad misma. De ahí la leyenda de Caín y Abel. Claro que ahora, con los medios de comunicación de masas, el odio se extiende como la pólvora.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Se dice, ante el uso masivo y solitario de artilugios electrónicos por cualquier adolescente, que los humanos estamos menos interconectados que nunca.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Enrique Arias Vega

 

Al menos para mí, Barcelona no volverá a ser aquella ciudad maravillosa a la que tanto amé.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Supongo que a algunos les parecerá un avance, pero en gran parte de Cataluña hemos pasado del estado de derecho al estado de caos.

 

Por supuesto que la vida sigue. ¡Faltaría más! La gente sigue haciendo el amor, como tenía por costumbre (siempre que no haya roto con su pareja, a cuenta del procès), come todos los días (si aún le llega el sueldo), y continúa viviendo en su respectivo Matrix particular, reafirmando su personal visión del mundo mediante los medios de comunicación que coinciden con su ideología.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

La ideología independentista ha conducido a la otrora madura y desarrollada sociedad catalana a un cruce de desencuentros, de ignorancia dogmática y de retroceso en la convivencia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

Parto de la base que a casi nadie le interesa la Historia como no sea para manipularla a su conveniencia.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Me dicen que una cosa es el apoyo incondicional, sin fisuras, de la Unión Europea contra el desafío secesionista catalán, manifestado públicamente el viernes por sus tres principales dignatarios, Jean-Claude Juncker, Donald Tusk y Antonio Tajani, y otra muy distinta su enfado personal con Mariano Rajoy por haber permitido que el separatismo haya llegado tan lejos sin habérselo advertido a lo largo de estos años.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

La gran mayoría de alemanes que vivieron en el III Reich eran buenísimas personas, seguro, pero en 1938 creían que Hitler era el mejor dirigente que habían tenido nunca y se convencieron de la supremacía aria. Hasta los austríacos votaron en un 99,73 por ciento a favor de su integración en la Alemania nazi.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Varios amigos, catalanes y no catalanes, que publican en los papeles me han mostrado su desazón por no saber escribir de otra cosa que no sea el intento secesionista en marcha.

 

—Me gustaría reflexionar sobre el paro, los próximos presupuestos, la evolución de la izquierda o el futuro de las pensiones, pero nada: toda mi atención la ocupa lo que pasa en Cataluña.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Quienes hemos nacido en el País Vasco y hace tiempo que decidimos vivir fuera de él conocemos de primera mano la ruptura social e incluso familiar que conlleva el extremismo nacionalista. Dos generaciones han vivido con la consigna de que el silencio era el mejor antídoto para evitar hasta rompimientos y disoluciones conyugales.

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..