La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) quiere mostrar su profundo rechazo a las actividades ilícitas que ha desarrollado la empresa alemana de automoción Volkswagen en relación con el falseo de las emisiones contaminantes de algunos de sus vehículos. Asimismo, CECU entiende y comparte la preocupación de los usuarios de los vehículos que puedan estar afectados por esta circunstancia.

La situación de desconfianza que ha generado este intolerable suceso hace que los consumidores se pregunten también no sólo si esta situación podría afectar a vehículos de otras marcas de la compañía, sino también si la manipulación de las características de los coches puede incidir en otras especificaciones técnicas de los mismos. En este sentido, CECU exige a la compañía que aclare sin ningún género de dudas y con total transparencia lo sucedido, permitiendo además la verificación de sus actividades a autoridades públicas que certifiquen lo ocurrido y que esta situación no afecta a otros aspectos de los vehículos. Además, CECU demanda a esas autoridades que actúen con la mayor contundencia en esta situación y tomen el control de lo sucedido para mayor confianza de los consumidores.

Por otra parte, CECU quiere transmitir tranquilidad a los consumidores que tengan uno de estos coches, ya que, según los datos que se han publicado hasta el momento, lo ocurrido no afecta a la seguridad de los mismos ni a su conducción, sino a las emisiones de gases contaminantes, sin perjuicio de que CECU esté atenta a cualquier novedad que pueda acontecer. Las informaciones que están apareciendo indican que Volkswagen se hará cargo de las reparaciones que pueda requerir el vehículo, por lo que el usuario ni tiene ni debe asumir costes de ningún tipo. Además, CECU se pondrá en contacto con la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) para que concrete si puede haber habido una situación de fraude en este caso, al venderse vehículos con un etiquetado de eficiencia energética que no respondía a la realidad.

Finalmente, CECU considera lo ocurrido como un auténtico engaño perpetrado a conciencia, especialmente teniendo en cuenta que se trata de una empresa que hace gala y presume (como se puede ver en la imagen adjunta extraída de su página web) de responsabilidad social y de pensar en el medioambiente. Tras lo sucedido, ver todavía en su web española la frase “En Volkswagen no nos conformamos con construir coches de menos CO2. (…) hemos desarrollado, como fabricante, una actitud global para la sostenibilidad ecológica”, es casi una burla.{jcomments on}

Otros articulos relacionados.....