Por Domingo Sanz

PorDomingoSanz

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

En el aeropuerto, largas filas de septuagenarios esperan para ser desarmados de frascos y cortaúñas y, de esa manera, no convertirse en víctimas de sí mismos a nueve mil metros de altura sobre el nivel de un mar que ya lo es todo por debajo. Recuerdo un regreso desde Miami y una mochila abandonada sembrando el pánico el mismo día que comenzaba la invasión de Afganistán, cuando Bush, el hijo, consiguió recuperarse del susto de lo de las Torres Gemelas.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Llega el 8 de marzo y prolifera el protagonismo femenino en los medios. Líderes políticas y mujeres notorias intervienen con mensajes que recuerdan las discriminaciones y reclaman la lista de cambios pendientes para favorecer la igualdad entre ambos sexos. Uno de los detalles que llaman la atención es que, aunque muchas representan a partidos políticos que no se perdonan ni una en el día a día, durante este paréntesis las coincidencias prevalecen y los debates son de guante blanco, como “entre caballeros”.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ya no nos cabe ninguna duda. Por fin se han roto las costuras de la camisa de fuerza que nos abrochamos cuando, entre sorprendidos por una muerte que no llegaba nunca y agarrotados por un miedo que nos daba vergüenza confesar, nos rendimos en 1982 y decidimos conceder todo el poder a los representantes más genuinos de nuestra propia cobardía, los que supieron capitalizar el susto más grande de la Primera Transición.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Qué el mundo corre peligro es una evidencia, y no porque un meteorito como el que acabó con los dinosaurios se esté acercando, que hasta de eso podríamos librarnos. Se llama Trump y en cuatro días ha conseguido volver del revés ese consenso llamado “efecto mariposa”. Ahora, los huracanes que provoca en la Casa Blanca cada vez que se levanta de la cama son capaces de matar el aleteo de millones de bellas voladoras en el otro extremo del planeta.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Están siendo noticia las manifestaciones populares en Rumanía contra un decreto que pretendía salvar de la justicia a los culpables de sobornos menores. Un abuso de posición dominante parecido al que el gobierno de Rajoy aprobó en España durante la mayoría absoluta  y que podría provocar el archivo de muchas investigaciones judiciales contra la corrupción política, lo que dejaría sin condena a los culpables. Quizás algunos ya se han librado, a pesar de que parece imposible que, además de esos “afortunados”, haya tantos como los que caben en los telediarios.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Maldita, y ausente. Para los susceptibles, por si hubiera alguno en Podemos, véase que los nombres de los tres protagonistas están por orden alfabético. Tres chavales estupendos, y no tomaré partido por ninguno de ellos, cuyo no parar de meter la pata es la mayor prueba de sus buenas intenciones, a la par que una manera de derrotar a sus adversarios, de alegría, tanta que ya ni los mencionan, casi.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Como sus habitantes viven felices en las playas de unas islas perdidas en el mar, sus líos no llaman la atención de portadas ni pantallas en tierra firme, también llamada Madrid. Incluso aunque afecten de lleno a los antes peligrosos de Podemos, un partido que se hace tanto daño a sí mismo que está consiguiendo que sus rivales ni lo mencionen.

Trump y las mariposas. Por Domingo Sanz

02 Febrero 2017 241 votos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Andábamos los humanos tan entretenidos jugando a como era posible que el batir de las alas de un lepidóptero en un punto del planeta pudiera provocar un temporal en sus antípodas, cuando llega un millonario, elegido por el uno por ciento de los más desquiciados de todos nosotros, y decide romper la baraja fusilando mariposas contra los paredones e implantando un huracán de amenazas a la velocidad de ciento cuarenta caracteres por segundo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Son las 7 horas y 56 minutos del domingo 29 de enero y Donald Trump aún no ha fallecido. En cambio, Internet sigue funcionando y los periodistas que han pasado la noche en vela nos anuncian que la jueza Ann Donnely, del distrito sur de Nueva York, ha parado la locura. O que al menos lo está intentando. ¡¡Viva la justicia valiente!! También tenemos en España una gran deuda con los jueces que, por fin, han decidido enfrentarse a los delincuentes importantes.

Un día en el hospital. Domingo Sanz.

21 Enero 2017 294 votos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Llego al hospital de Son Espases en Mallorca, sub judice como tantas obras públicas. Entro con la cabeza fría del acompañante que no necesita nada del Sistema de Salud para sí mismo y recuerdo lo de Maite Areal, esposa del ex ministro Jaume Matas, pagando una lechuga con un billete de 200 € para no dejar el cambio de propina, o comprando una escobilla limpia cacas de 300, en ambos casos con mi dinero, aunque recibido bajo cuerda de secuaces a las órdenes de personajes como Villar Mir o Florentino Pérez, presuntamente.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Tómese la metáfora sin acritud, pero es un clásico imaginar las ratas huyendo de un barco que se hunde. Véase usted de pié, en medio de esa estampida de roedores que le rozan las piernas en su carrera, y una mezcla de miedo y risa le romperá el sueño mientras tiembla.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Como lo que sigue no va de zapatos, atar o desatar en este país solo significa una cosa. Ya son más de cuarenta los años y nunca se ha hablado tanto, y con tanta pasión como ahora, del 18 de julio, de la dictadura, de los símbolos franquistas y de ganadores o perdedores.

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..