PorDomingoSanz

Poco a poco hacia la República. Domingo Sanz

14 Junio 2018  Sección; Opinión 439 votos

Con una ignorancia casi olímpica constatamos que la prensa VIP responde a su obligación de informar sobre lo relevante cuando también aparece la palabra tabú, cosa que comienza a proliferar porque la causa republicana se está atreviendo, por fin, a cruzar el Ebro catalán y escarcea otros puntos de nuestra geografía a lomos de la democracia natural, esa que imaginamos en forma de urna y nada más. Mientras, los poderes del Estado están, quizás, calculando su respuesta para interpretar la legalidad de tal forma que la Monarquía sobreviva, como si no existiera otra manera de respirar.

Son las diez de la mañana del día 1 de junio al final de General Riera, una calle de Palma que se dirige hacia el norte por Secar de la Real.

Él es más alto, delgado y joven que yo, aunque la ropa que viste dice mucho de sus circunstancias. Además, lleva en la mano una estructura metálica usada que podría haber cogido de la basura, quizás con intención de venderla al peso y sacar algo de dinero. Ya hace muchos años que, cuando dejo algo junto a los contenedores, alguien lo desmonta y se lo lleva en menos de diez minutos.

Pregunta inaceptable en la consulta de Podemos.

23 Mayo 2018  Sección; Opinión 452 votos

Como ya se ha hablado y escrito más que suficiente acerca del chalet, de las incoherencias entre las palabras del pasado y los hechos del presente, e incluso de la conveniencia de montar una consulta interna sobre un asunto privado y legal de dos dirigentes políticos, nos ceñiremos hoy a la tesitura concreta ante la que, a partir de hoy y durante esta semana, se encuentran el casi medio millón de inscritos en Podemos. Para ello, analizaremos el texto que los dirigentes han redactado para la consulta. Dice lo siguiente:

No habría elegido un título de los de meter el dedo en la llaga si el pasado viernes, 11 de mayo, Julio Rodríguez se hubiera atrevido a pronunciar la palabra “república” en lugar de hacer malabarismos verbales para esquivar la presión de una Julia Otero que lo intentó por activa y por pasiva en la entrevista al hoy dirigente de Podemos y ayer jefe del Estado Mayor de la Defensa. A un militar se le presume valentía a título personal, y más si hace política. Para diferenciarse.

A pesar de que aún quedan dos años para las próximas elecciones generales, nadie duda de que todos los partidos de ámbito estatal están en esa clave noche y día, con el horizonte de los varios comicios de 2019 a modo de ensayo. Salvo en Catalunya, donde ni los que ganaron las últimas bajo la excepción del 155 quieren repetir, pues incluso a pesar de las naturales diferencias entre PdCat, ERC y CUP, casi todo les está saliendo bien: Mientras M. Rajoy solo ha conseguido mantener encarcelados a unos cuantos dirigentes, los que decidieron exiliarse se están blindando en Europa frente a la Justicia de España, donde hasta el Instituto Elcano afirma que estamos perdiendo tantas plumas que muchos de fuera comienzan a pensar que esta democracia post franquista no era más que un disfraz.

Entre los montones de políticos de todos los colores que están saliendo a la palestra para celebrar el final de ETA me llama la atención, más que por el contenido de sus declaraciones, el tono manifiestamente enfadado de los del PP. Acabo de escuchar en la SER a Alfonso Alonso, el del País Vasco, y si fuera un caso aislado no me hubiera puesto a escribir esto.

Asustados como nos quieren con los cuentos de nuevos terrorismos y golpes de estado sin sangre ni tanques que el Gobierno no deja de divulgar desde las posiciones que controla, transcurren desapercibidos los movimientos en la sombra que protagoniza el partido político más presunto, a tenor de la cuenta de expedientes vivos en los tribunales que lo acusan o salpican. La sospecha nace al comprobar que los miembros de este Gobierno tan divulgador pertenecen a ese mismo partido, y a partir de ahora conviene que las siglas PP dibujen siempre ante nosotros un patrimonio muy importante, económico y de un origen que quizás nunca se llegue a desentrañar.

Pocas frases como esa del “elefante en una cacharrería” nos permiten imaginar los destrozos que alguien inapropiado puede causar en un lugar lleno de fragilidades. Nadie discutiría que España es una cacharrería, pero disculpen que compare a un grandullón e inocente paquidermo, pobres aquellos del circo tirados por la carretera, con una persona fría y amoral, cínica, cobarde e indecente como Cifuentes. Sabemos que cualquier probable delincuente camino de ser declarado presunto saldrá huyendo sin preocuparse de lo que pueda destruir durante su carrera hacia el vacío, y doña Cristina no solo ha envenenado la confianza de la sociedad en lo universitario.

A nadie se le ocurriría meterse en la vida privada del líder de Podemos si él mismo no la usara para promocionarse, como cuando nos contó en La Sexta Noche la intimidad de como resolvieron, entre Irene y él, el irrelevante asunto, salvo para ellos dos, de los nombres y apellidos que pondrán a los mellizos que esperan. Que respondiera no dejó de sorprender, pues poco después le pidieron opinión sobre la impertinencia de Letizia contra Sofia en la Catedral de Palma y declaró que no tenía nada que decir sobre asuntos familiares, tal como hizo Sánchez cuando, preguntado por lo mismo, dijo que “en todas las familias cuecen habas”. Aunque estas se las paguemos entre todos.

La sucesión de acontecimientos que seguirán alimentando otros nuevos de manera imparable nos obliga a la prudencia. Por eso, para titular esta crónica comentada nos hemos limitado a la fecha y que sea usted quien añada el adjetivo que prefiera.

A punto de cumplirse un mes desde el 8 de marzo, toca preguntarse por los resultados efectivos de las manifestaciones y huelgas convocadas en aquella jornada, más allá de que salieran a la luz los ridículos de los del PP y Ciudadanos que, sin la menor vergüenza cambiaron el mensaje ante el éxito de la jornada. Pero que, a bien seguro, ninguno de sus votantes, de cualquier sexo, se lo hará pagar en las urnas.

En el futuro, una imagen valdrá aún más de lo que valen hoy mil palabras, sobre todo si tiene movimiento y está aderezada con un buen ruido. Y es muy probable que, en lugar de libros, para aprender historia nos coloquemos gafas de realidad virtual. O quizás nos inoculen el pasado en los rincones del cerebro donde reside la memoria. En este caso sí que será fácil para los que mandan evitar que recordemos lo que ahora con tanto ahínco pretenden que olvidemos.

A contracorriente. La práctica de la siesta. Por Enrique Arias ­Vega

    Una de las muchas leyendas infundadas sobre nuestro país es que aquí todo el mundo echa la siesta. Por eso...

Y Revilla apagó la luz del secreto.

Ocurrió en La Sexta el domingo pasado, día 11. En la pantalla, una presidenta y cuatro equivalentes autonómicos. Del PSOE...

APOYO INCONDICIONAL A RITA MAESTRE Y SUS CINCO COMPAÑEROS "FUSILADOS" EN PODEMOS MADRID

Por mas que algun@s intentamos olvidar acontecimientos del pasado, ver "ilusiones" futuras de regeneración, pactos a la Portuguesa o Frentes...

Artículo Periodístico 1.440º: “15 de noviembre, Día Mundial de la Filosofía”.

 La UNESCO ha proclamado el Día Mundial de la Filosofía, para el tercer jueves del mes de noviembre. Este año...

La larga y pertinaz construcción de una democracia basura.

Se denuncia en el Diario de Mallorca que la diputada Ballester, de Ciudadanos en el Parlament Balear, se ausentó de...

¿Puede cualquiera demandar a los secesionistas por el honor de España? por

Hay un caso muy curioso que se ha producido, dentro de la vorágine de acontecimientos que se van sucediendo, por...

A contracorriente. Un país descuajeringado . Enrique Arias ­Vega

Vuelvo a España tras un breve período en otro continente y me encuentro un país descuajeringado. Según el diccionario, eso...

EN ÁFRICA TAMBIÉN HAY BARES / JOAN LLOPIS TORES

Hay muchas áfricas y cada una de ellas contiene otras muchas, diferentes y complejas. El continente africano tiene cincuenta y...

Artículo Periodístico 1.434º: “Cuestiones sobre el suicidio, III”.

Posiblemente este problema como casi todos, solo tendrán solución desde múltiples  disciplinas de perspectivas y miradas. Quizás la filosofía y...

esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi