Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hola Mari Mar,

 

Escribo porque no puedo evitarlo y desde el mismo momento de lo del homenaje a tu hermano supe que no me quedaría callado. Primero le di vueltas a un artículo sobre este país nuestro con tantas víctimas pendientes de pago, pero me costaba arrancar y, en cambio, sin saber porqué, me vino lo de escribirte. Pensé en dirigirme solo a ti, pero después me di cuenta de qué no, porque hay tanta distancia entre tú y yo como la que tú misma mediste con Carmena. De no haberle hablado tú a ella ese día yo no estaría con esto para ti hoy.

 

 

 

 

Quiero que sepas que, aunque ambos somos mayores de edad y nos debemos el mismo respeto, no podré evitar que se me escape alguna frase de esas que se dicen porque “podría ser tu padre”. No le des mayor importancia. Pero sí que te voy a pedir comprensión, pues resulta muy difícil escribir a una víctima a flor de piel, se llamen como se llamen sus asesinos.

 

 

 

Hablando precisamente de Carmena no me gustó lo de “Querida Alcaldesa” porque, no sé si ella te cae simpática, pero estoy seguro de que en aquel momento no la estabas queriendo mucho. Me recordó lo mismo que sentí cuando, en el debate que mantuvieron los candidatos a las primarias del PSOE, Susana le dijo a Pedro aquello de “No mientas, cariño”, palabras perdedoras que cada día repiten desde entonces menos españoles para no parecer cínicos. Coincidirás conmigo en que frases como esas son mucho menos adecuadas durante un homenaje a tu hermano que en un debate entre políticos. Por mi parte, y a pesar de esa tendencia a la ironía que la edad casi obliga, te escribiré aquí lo más directo que sepa.

 

 

 

Lo de Miguel Angel fue un shock brutal, uno de esos momentos históricos que invaden toda la sociedad. A mí, el día que lo secuestraron me pilló iniciando un viaje de trabajo a Chile o Brasil, que no lo recuerdo bien, y regresé a España precisamente el día que eligieron para finalizar su maldita cuenta atrás. Por supuesto que me afectó y, tal como les pasa a muchas personas en situaciones críticas, desde mi total incapacidad para ayudar no dejaba de pensar en cómo era posible que el gobierno de Aznar no pudiera hacer nada para evitar aquel asesinato anunciado.

 

 

 

Sólo me represento a mí mismo, pero me gustaría contarte como veo a los de Podemos. En demasiadas ocasiones me ponen de los nervios. Muchos de sus líderes proceden de la Universidad y sufren la inevitable deformación profesional, como cada cual, a causa de su trabajo. En su caso, la que les hace ver la política desde la politología, es decir, mediante un análisis frío y distante de los acontecimientos sociales, incluso los actuales, que, aunque a veces no comprendamos, lo cierto es que catedráticos y profesores no pueden dedicarse a juzgar con la métrica de una escala de valores, sino a investigar y explicar interrelaciones, detalles, causas y consecuencias. A fin de cuentas, la historia son fenómenos protagonizados por personas que unas veces son estupendas y otras crueles, o viceversa. Ahora recuerdo “Crash”, aquella maravilla de Paul Haggis, con Sandra Bullock, seguro que la viste, o búscala donde sea. El caso es que ellos son profesionales que educan en el nivel superior a jóvenes a quienes se supone que sus familias y la sociedad ya les han enseñado a distinguir entre el bien y el mal. Pues bien, llegó la crisis mundial y unos cuantos decidieron tomar tierra en el barro de la realidad. A continuación solo podía ocurrir una cosa, y es que su comportamiento fuera políticamente incorrecto más veces que menos. Me “peleo” casi cada día con ellos en Internet, sobre todo en los foros de las noticias que certifican sus errores. Y, mira por donde, estoy seguro que no puedes olvidar que si hoy eres diputada del partido que gobierna es gracias a la peor de sus “maldades”, cuando los de Iglesias votaron un NO bien grande, igual que el del PP, a la investidura de Sánchez el 4 de marzo de 2016. Seguro que no lo hicieron por ti pero otros, que quizás no te den tantos disgustos como ellos, jamás lo hubieran hecho ni por ti. Los de Podemos, en cambio, desde aquel pecado siguen cargando con la penitencia.

 

 

 

Pasando a otra cosa te diré que, para sobrevivir entre tanta basura como nos rodea, cada cual se inventa el optimismo que necesita. Yo, por ejemplo, cada vez que busco en Miguel Ángel el espejo de su alma siento que allí habitaba una buena persona. Estarás de acuerdo conmigo en que, si no lo hubieran asesinado, veinte años después él seguiría siendo el mismo, pero ya ves todo lo que está saliendo del que era su partido. De ti tampoco sé nada, aunque te veo como una persona muy fiel a los tuyos pero aún más cabezota, y algo me dice desde dentro que esta implicación tan fuerte con el partido lo es en memoria de tu hermano y su realidad de entonces, como si el mundo se hubiera detenido en aquel instante terrible. No me extraña, porque a mí me hubiera pasado lo mismo. Aunque sea duro, siento la necesidad de decirte que veo demasiada distancia entre Miguel Ángel y lo de ahora, casi todo tan sucio.

 

 

 

Voy terminando. Vivimos en un país de víctimas maltratadas: las de Spanair, las del metro de Valencia, las de la curva de Angrois, las de ETA, las del golpe de estado del 18 de julio y lo que le siguió, estas últimas imposibles de contar. Un mundo, este nuestro, que parece que nunca dejará de ser de vencedores y vencidos y en el que la costumbre es no reconciliar para que la mitad triunfadora pueda seguir humillando a la débil más allá de su derrota, siendo  el deporte nacional lo de insultarse con unas víctimas contra las otras. Creo que esto no es bueno para nadie y que superarlo será difícil y largo, pero no podemos desaprovechar ninguna oportunidad. Mientras te escribo pienso en lo que te decía antes, esos castillos de optimismo que necesitamos construirnos. Entonces, como el no ya lo tengo, me atrevo a pedirte estas dos cosas, ambas a tu alcance.

 

 

 

La primera es que hables con el Presidente del Gobierno y le pidas que libere de una vez el dinero para lo de las fosas, además de cumplir con la Ley de Memoria Histórica. Cada vez que veo en televisión la secuencia de esa entrevista en la que presume de haber destinado “durante cinco años una media de cero euros, porque la media de cinco ceros es cero”, para incumplir la Ley de Zapatero, alguien que cerró el drama de ETA, tengo claro que Mariano Rajoy ha renunciado a ser presidente de todos los españoles. Pero lo es ahora mismo y hay que aceptarlo, aunque también podemos presionarle para que decida. Y tú sí que puedes ayudar a que cambie de criterio. Tendrás que ser muy valiente para hacerlo pero, si te atrevieras, en España comenzarían a latir hasta los corazones de las piedras.

 

 

 

Para terminar, siento la necesidad de decirte que si quieres que tu hermano sea de todos nosotros tú no puedes seguir siendo solo del PP. Sería una pena que, por tu insistencia, lo que los niños del futuro estudien sea que Miguel Ángel perteneció a un partido con el que, sin negarle los méritos que le pertenezcan, en España no se ganaba para disgustos, ya sabes a lo que me refiero. En resumen, Mari Mar, tienes que decidir entre luchar por su memoria o arriesgarla a que forme parte de unas culpas que nunca fueron suyas, que ya da asco lo que sale cada día en las pantallas. El fue un joven concejal de aquel PP que en el País Vasco había que atreverse pero, en honor a la verdad, no de lo que vino después. Todo inocente tiene derecho a salvarse del incendio. Comprendo que para tomar la decisión que te pido, abandonar la política de partido, hace falta valor, pero si tus compañeros pensaran en él ya te lo habrían pedido. Si alguno de ellos te ha hecho un gesto, seguro que le encuentras un parecido.

 

 

 

Domingo Sanz, 28 de julio de 2017

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..