El acosador del tranvía de Murcia. Por Diego Fierro Rodríguez