FOTO DENIA

Sin ánimo de entrar en polémicas, en "DIA MUNDIAL DEL PERIODISMO 8 DE SEPTIEMBRE DE 2017" (sic), en ‘Xornal de Galicia’, al hilo de la interesante aportación de quién escribe y la ofrece (sin quedar claro quién es, por no saber si ‘la fuente’ -Francisco Canals- es, a la vez, el autor) -al que agradezco conocer ahora el número de periodistas que tenemos en activo ("En España ya existen 75.000 periodistas"), y sin entrar en comas –más que en breve y conocido ejemplo. Las comas son vitales (lo haremos breve y seguimos, pues no era esa mi intención para el texto): El alcaide de una prisión recibe un telegrama en el que el gobernador le dice "perdón imposible cumplir condena" (sin coma). Puede entenderse: "Perdón, imposible cumplir condena"; o bien, puede entenderse: "Perdón imposible, cumplir condena". Según disponga el alcaide la coma, tenemos a un reo comiéndose una hamburguesa al rato, o ya cadáver (por utilizar el alcaide las comas como una guillotina y a su gusto)-, siguiendo pues, me gustaría conocer cuál es de esas asociaciones de periodistas que cita –entonces, así, en general- el criterio colectivo decidido –si lo hay- sobre la tilde diacrítica; y, en particular, del autor (no sé si fuente) saber si el solitario ‘solo’ que aparece en su escrito, no lleva acento por convicción y seguimiento académico, o por descuido ("…el último año se produjo una caída de solo un 0,7% en contraste con el descenso…"), con ello, seguiremos quizás –otros ya lo han hecho- corrigiendo con tachaduras y añadidos la vieja gramática que fue, también entonces, de la lengua española (sin acentuar aquí el ‘fue’)

capazocensuraxornaldegaliciaEn ‘SONETO A CRUZ VARELA’, para ilustrar el escrito, adjunté la fotografía de un mosaico romano (sean teselas) en el que se ve a un sirviente ofrecer un capazo a un asno. Podría suponerse que ofreciendo un poco de aritmética y algunas nociones de prosodia latina, o quizás –al asno hay que darle la paja que le gusta-, simplemente, el pienso corriente que el buen asno agradece. A pesar de ser lunes, al director de "Xornal", aún con el reflejo en los ojos del deslumbrante sol veraniego, no se le ha escapado, aun entornados y adivinos, la mala intención del mosaico. Sin poder entender yo cuál pueda ser esa intención que me atribuye, no sé si a mí o al mismo mosaico. Prefiero mi culpa y se libre el artesano. Quizás haya unas teselas endemoniadas. La culpa será de un espíritu maligno. El que hace callar por el miedo.

Las ideas es mejor tenerlas organizadas, y con ellas, todo lo demás, incluidos los calcetines en el cajón de los calcetines. Dios no quiera que como la misma naturaleza o, digamos, que sería mejor sin algunos de sus desmadres, y recordemos para el inventario a la naturaleza humana -pues tendemos a ver el paisaje sin nosotros ocupar lugar en este jardín de las delicias-, el lugar que nos corresponde sentados en la mesa de las barbaridades, la que el Bosco llamaba de los pecados. Lo que tiene de bueno es que, tomado con humor, es tronchante, es fantástico. Ciertamente, no sé cómo entender algunas manifestaciones y vaivenes. Y en ese ir y venir, ahora río, ahora lloro de risa, pero he de confesar que con pena, no otra cosa.

SUSPENSO AL CATEDRÁTICO / JOAN LLOPIS TORRES

06 Septiembre 2017 735 votos

Decía Hemingway –o quizás fuera García Márquez; lo mismo da- que los adverbios no le gustaban -a mí no me gustan los gerundios, y el que menos, el gerundio ‘considerando’ , que viene a usarse como acepción de ‘dado el hecho’, aunque muchas veces el hecho no se ha dado y las consideraciones son tan libres como las olas del mar que corren adonde quieren, o libres como el especular, o el lucubrar, meditar o pensar o, en definitiva, darle vueltas a la cabeza hasta que al empezar a calentarse puede llegar a impedir el discurrir, no vayamos a quedarnos calvos en el esfuerzo (lucubrar vale igual que elucubrar: elaborar una divagación complicada con apariencia de profundidad) ; también valen: figurarse, opinar, pensar o reflexionar.

SONETO A CRUZ VARELA / JOAN LLOPIS TORRES

04 Septiembre 2017 477 votos

He de empezar agradeciendo el escrito no recibido al señor Cruz Varela, y la demora sine díe, pues el mío ("Deudores somos de Arias Vega y Cruz Varela"; -"El Cardenal", anterior-), era del 31 de agosto, y el suyo, respondiendo a la que ya era mi respuesta, de mañana. Quiere decir, cosa que agradezco, que se ha tomado usted, amigo mío, un tiempo largo para meditar avanzando a retaguardia, no ha jugado a la esgrima, que requiere respuesta y florete rápido; ha procurado mucha infantería, ha ordenando los regimientos, dispuesto la caballería y, por el ruido y el humo, se adivina que la mucha artillería.


"El norcoreano Kim Jong-un y el catalán Carles Puigdemont son mucho más parecidos de lo que podría creerse en un principio. El primero supone la mayor amenaza para la paz en el tenso continente asiático, y el segundo, de muy diferente manera, en la amodorrada Europa".

EL CARDENAL /JOAN LLOPIS TORRES

28 Agosto 2017 735 votos

 

 

lopis33(A mitad del camino de la travesía "¡Cuán dura cosa es decir cuál era esta salvaje selva, áspera y fuerte…!") Y, con el discurso cansado, creo que ya es tiempo y conviene definir la unidad de soberanía. Sabemos de otras complejas unidades, pero no sabemos nada y está por definir la ‘unidad de soberanía’. Sabemos del metro, sabemos de la barra de iridio y platino que nos decían se guarda en París, en donde "el pobre, poeta y revolucionario César Vallejo" dijo "Me moriré en París con aguacero, un día del cual tengo ya el recuerdo…".

LECTOR Y JURADO / JOAN LLOPIS TORRES

26 Agosto 2017 864 votos

En cierta ocasión tuve la suerte de compartir mesa y mantel en un restaurante con Baltasar Porcel y Eduardo Mendoza. Fue en el desaparecido Pekin, creo que en la calle Rosellón, junto al antiguo Up & Down, en Barcelona. Era un restaurante chino sin parafernalia china, sin leones, jarrones chinos ni guirnaldas. Lo dirigía una pareja muy curiosa. El chino era él

federicojimenezlosantosYa perdonarás, quien seas el que lee estás páginas (sólo sé que eres lector del “Xornal de Galicia”), pues siempre hablo de mí mismo. Todos lo hacemos. Lo hacemos directamente o, como dicen los espías, lo hacemos en ‘el negativo’: todo deja huella. Es lo más fácil, así no me complico en líos ni fingimientos; y nunca queriendo, aunque, es cierto que sin querer, ocurren todos los accidentes y todas las desgracias.

articulooponionjuanllopis 19 8 2017F decía que estar de acuerdo en un bar es una tontería. F asimilaba el bar a todo un universo, a un mundo que, si bien parecía aparente y asequible, guardaba infinitos secretos. Su generosidad se sorprendía en ocasiones, cuando cualquiera con quien conversaba reducía los avatares del mundo a la mezquindad de sus propias miserias, aun con calderilla, decía él, en el bolsillo. Su mundo era tan amplio como el mismo universo. Abarcaba infinidad de conocimientos que había adquirido en todas las geografías y lecturas. Sus conversaciones eran sugerentes como antes fueron los viajes a lejanos países. F era un hombre serio e ilustrado. Recuerdo haberle oído decir que "un hombre puede beber lo que quiera, siempre que pague hasta la última copa y nunca por adelantado, los que pagan por adelantado lo que hacen es enseñar el dinero". Yo recuerdo haberle dicho "señor F qué le parece este o aquel asunto" y decirme él "Pues mira, dime tú lo que piensas que yo te llevaré la contraria y así hablaremos un rato, que de eso se trata".

2CASAMENT 015Preguntar cuántos gallegos, catalanes y vascos hay en las reales academias, es una pregunta sencilla. Una respuesta que no responde es: Los académicos no son electos por motivo de su procedencia, sino por sus méritos y en cumplimiento de las ordenanzas de cada una de las academias, depende de las sillas vacantes, de los candidatos propuestos, méritos, cuórums necesarios (no quórums) en primera y segundas votaciones, de la misma elección y nombramientos, del trámite de publicación y discursos…

FOTOS GOS 002En la vida hay que ser como mínimo dos cosas, cigarrero y poeta, por ejemplo, o comandante de submarino y acuarelista, para entrar a la faena (al texto) sin más dilación ni espera. Se puede ser atracador de bancos o banquero y atracar a la gente (en el entendido que un atracador de bancos no es el que atraca un banco, sino aquél que atraca un banco y le pillan; sin esta segunda condición, no se da la primera), se puede ser tonto del culo y gilipollas, pero no se debe poner en un escrito porque queda grosero y se pierde el tono, pero las crónicas deben ser ciertas