FOTO DENIA

nievejuanllopis25 9 2017En una institución docente se hizo un discreto estudio resultando que un numeroso grupo de bedeles y personal auxiliar eran estúpidos. Se sospechó que el resultado podía deberse al bajo nivel de formación que aparejara la falta de poder de disimulo. Sin embargo, hecho el mismo análisis entre estudiantes y profesores se observó que se mantenía invariablemente la alta proporción de estúpidos. No yendo más allá, se decidió no investigar al rector.

No puedo explicar la emoción del día que juré bandera,  porque no sentí ninguna. Lo que sí recuerdo es que, entre muchos, me pregunté “¿Qué hago yo aquí?”. A otros, se les veía, para mi sorpresa, emocionados.

Las razones de estar allí prietas las filas, no eran ni mucho menos patrióticas; la alternativa era una cárcel militar, y no hacen falta más detalles. Aquél ‘qué hago yo aquí’, como es fácil entender, aun siendo pregunta, respondía al hecho de mis ideas y de mis sentimientos.

CallejndelGatodeValleIncln CallelvarEn la medieval división social, o sea, la de hoy en día, unos rezan –incluyendo a los moralistas y a los que dan la tabarra: hombres peligrosísimos con un solo libro que, según ellos, nos enseña el camino que debemos seguir por la vereda –eso sí, siempre, según sus instrucciones, para llegar a unas bondades prometidas que nadie, que yo sepa, ha podido hasta el momento comprobar. Bien es cierto, que nadie ha podido confirmar lo contrario, quedando siempre la cosa sine die.

¡COÑO, EL TEJERO! / JOAN LLOPIS TORRES

22 Septiembre 2017 502 votos

elgolpistatejeroseponealasordenesderajoyDías atrás, me quejaba yo de que en estas páginas del Xornal, alguien (como se suele en el bar, y -entre vecinos en la barra- no hay mejor manera) soltó un ‘coño’ inoportuno. Le dediqué unos folios con el convencimiento -que mantengo- de que las maneras y algunas pretensiones no deben excederse a sí mismas por no ser necesario y -por estrambote- no tener justificación, como en aquel guiso, y expliqué en ‘TEXTO ORDINARIO’ en estas columnas, con soneto intercalado. Pues aquel papelito que yo comentaba, por exceso, sobrepasaba todas las maneras y quedaba –como suele en el autor- en nada y en sanfaina.

cid ii 15ea13fdc35bcce2El Gobierno de España (ignorando de donde proviene el poder de gobernar, el otorgado por el pueblo como único titular de la soberanía ‘para que gobierne’, no para que ‘le’ gobiernen (y no olvide quien gobierne, la procedencia de ese poder) -en la acepción absoluta del término y sin haber otra aquí, aun las interesadas semánticas de los redactores de la Constitución de 1978; que ahora dice…

RAJOY SE OCUPA / JOAN LLOPIS TORRES

19 Septiembre 2017 361 votos

 

ASUNTOS NORUEGOS

 

rajoyasuntosnoruegos-"Disculpa, amigo, pero no me interesa esta conversación". –"Esto…". –"Ni esto ni aquello". -"Es que..." -"Ni es que ni es nada, lo siento" "¡Paso!" "Del verbo no estar" " "¿Comprende usted?". -"Es que soy noruego". –"¡Ah!, en ese caso, tiene usted razón". "Pero...". -"¿Pero?", "¡Pero qué!" "¡Qué es lo que no entiende usted!" (Yo hablo perfectamente noruego).-"¿Por qué me da la razón, ahora...?". –"¿Es que le molesta?". -"No, pero..." "¿En qué me da la razón?" -"En todo, en qué iba a ser". Iba yo un día con el señor Presidente del Gobierno (El nuestro) hablando de unas cosas (En catalán perfecto); le notaba yo muy leído en el particular del asunto. Aunque el particular era cosa de diario y el asunto no era importante. "En Noruega no se interesan por las ventajas del botijo de barro y del agua fresca, señor Presidente". -"¡Qué me dices!". -"Lo que le estoy diciendo, señor Presidente". -"Pues déjame que piense en ello". –"Sí, claro, señor Presidente, por supuesto". -"¡Oye! -me dijo- ¿Tú estás puesto en asuntos noruegos?". -"¡Hombre!" "Señor Presidente" "¡Qué me dice usted!" "Al más alto nivel".

FOTO DENIAEste saludo, señor Delgado, será breve. Y lo será en la esperanza de que -con el temor de no llegar más allá de la mitad de lo que yo quisiera, y a pesar de ello-, resulte bueno.  También tendrá de bueno que, con la mitad de esfuerzo, resolveremos a satisfacción el asunto, pues más valen quintaesencias que fárragos y lo que cuenta es la intención. Pues no hay que ir más allá del agradecimiento con el jefe -que el pasarse es hacer la pelota-, y el arroz mejor que esté en su punto.


   En algunas cosas coincidimos -disculpe usted el atrevimiento-, y no voy a poner el número, porque cuando enumero, siempre me sale alguna otra que decir, que me hace quedar mal por descontado.

 

HAGAMOS UN CÓCTEL CON HISTORIAS CRUZADAS DE TRENES Y ESTACIONES POR LAS QUE HA CIRCULADO LA VIDA QUE TODOS CONOCEMOS, AUNQUE TENDEMOS A OLVIDAR QUE NUESTROS ABUELOS Y, PARA MUCHOS, NUESTROS PADRES, NO CONOCIERON OTRO MUNDO QUE AQUÉL QUE NO SABÍA DE COLORES, EL QUE APARECÍA EN ‘EL NODO’, MÁS QUE LOS TRISTES GRISES DE AQUELLOS LARGOS AÑOS DE PENURIAS Y SUFRIMIENTOS. LOS AÑOS DE POSGUERRA QUE SUCEDIÉNDOSE UNOS A OTROS INTERMINABLES ENTRE VENCEDORES Y VENCIDOS, ENTRE MISERIAS Y NECESIDADES, FUERON LLEVANDO A LAS GENTES DE NUESTRO POBRE PAÍS DE AQUÍ PARA ALLÁ, SIEMPRE CON MIEDO Y DESESPERANZA, AUN CON LA ESPERANZA OBLIGADA DE CONSEGUIR PARA LOS HIJOS UN FUTURO MEJOR; PARA MUCHOS, SIGUIENDO LAS COLUMNAS DE HUMO Y LOS PITIDOS DE LOS TRENES, EL TRAQUETEO DE LOS VAGONES CON ASIENTOS DE MADERA, CARGADOS CON MALETAS DE CARTON, FIAMBRERAS, CANSANCIO EN EL ALMA Y LOS CUERPOS DOLORIDOS POR LOS LARGOS RECORRIDOS QUE, EN AQUÉLLOS AÑOS, AUNQUE NINGÚN TREN LLEGABA A SU HORA, SIEMPRE ALGUNAS ESTACIONES PERMANECÍAN ABIERTAS, MUDAS DE REPROCHES Y GENEROSAS, A LA ESPERA DE ACOGER A MILES DE FAMILIAS QUE LLEGABAN AÑO TRAS AÑO Y ERAN RECIBIDAS CON LOS BRAZOS ABIERTOS, Y CON LAS QUE TODOS, UNOS Y OTROS, COMPARTIERON ESA NUEVA VIDA DE ESPERANZA QUE NOS HA TRAIDO HASTA HOY, CON ESE OLVIDO AHORA SABIDO, PUES ESTE IGNORANTE PAÍS LLAMADO ESPAÑA, ESA MISERABLE GENTE QUE SIEMPRE NOS HA GOBERNADO, SIEMPRE HA CONSUMIDO, TERGIVERSANDO, HACIENDO DESMEMORIA DE LA VERDAD Y DE LA VERDADERA HISTORIA, LA ESPERANZA DE SU GENTE, LA QUE HOY SIGUE SIN COMPRENDER QUÉ HA OCURRIDO PASADOS AQUELLOS AÑOS, SALVO POR AQUELLOS, SIEMPRE LOS MISMOS CON OTROS NOMBRES, QUE NO DEJAN QUE ESOS TRENES LLEGUEN A SU DESTINO, COMO ENTONCES LLEGADOS Y RECIBIDOS EN ESTACIONES DE CONCORDIA Y ENTENDIMIENTO, Y VUELVAN A ENCONTRARSE HOY, OTRA VEZ, TODOS ELLOS, TODOS, SIN TIERRA, CON DESENCANTO Y SIN PATRIA, AUNQUE ALGUNOS, CON LA MISMA MEZQUINDAD, LO IGNORAN.

 

 

TEXTO ORDINARIO / JOAN LLOPIS TORRES

12 Septiembre 2017 472 votos

 (LA PRODUCTIVIDAD ES UN INDICADOR DE EFICIENCIA QUE RELACIONA LA CANTIDAD DE RECURSOS UTILIZADOS CON LA CANTIDAD DE PRODUCCIÓN OBTENIDA)
DICE CRUZ VARELA (EN NEGRITA):
“Recientemente, Carlos Rodríguez, publico (sic) en MERCA2 un artículo glosando el rendimiento de los trabajadores en el sector de la distribución titulándolo: “los trabajadores de El Corte Inglés, los menos productivos del sector”, y al propio tiempo, destacando con gran diferencia y como líder a Mercadona, e igualmente matizando que al margen de  ser la empresa con mayor facturación, elogie (¿ELOGIA?) a sus trabajadores como los más productivos.

Sin ánimo de entrar en polémicas, en "DIA MUNDIAL DEL PERIODISMO 8 DE SEPTIEMBRE DE 2017" (sic), en ‘Xornal de Galicia’, al hilo de la interesante aportación de quién escribe y la ofrece (sin quedar claro quién es, por no saber si ‘la fuente’ -Francisco Canals- es, a la vez, el autor) -al que agradezco conocer ahora el número de periodistas que tenemos en activo ("En España ya existen 75.000 periodistas"), y sin entrar en comas –más que en breve y conocido ejemplo. Las comas son vitales (lo haremos breve y seguimos, pues no era esa mi intención para el texto): El alcaide de una prisión recibe un telegrama en el que el gobernador le dice "perdón imposible cumplir condena" (sin coma). Puede entenderse: "Perdón, imposible cumplir condena"; o bien, puede entenderse: "Perdón imposible, cumplir condena". Según disponga el alcaide la coma, tenemos a un reo comiéndose una hamburguesa al rato, o ya cadáver (por utilizar el alcaide las comas como una guillotina y a su gusto)-, siguiendo pues, me gustaría conocer cuál es de esas asociaciones de periodistas que cita –entonces, así, en general- el criterio colectivo decidido –si lo hay- sobre la tilde diacrítica; y, en particular, del autor (no sé si fuente) saber si el solitario ‘solo’ que aparece en su escrito, no lleva acento por convicción y seguimiento académico, o por descuido ("…el último año se produjo una caída de solo un 0,7% en contraste con el descenso…"), con ello, seguiremos quizás –otros ya lo han hecho- corrigiendo con tachaduras y añadidos la vieja gramática que fue, también entonces, de la lengua española (sin acentuar aquí el ‘fue’)

capazocensuraxornaldegaliciaEn ‘SONETO A CRUZ VARELA’, para ilustrar el escrito, adjunté la fotografía de un mosaico romano (sean teselas) en el que se ve a un sirviente ofrecer un capazo a un asno. Podría suponerse que ofreciendo un poco de aritmética y algunas nociones de prosodia latina, o quizás –al asno hay que darle la paja que le gusta-, simplemente, el pienso corriente que el buen asno agradece. A pesar de ser lunes, al director de "Xornal", aún con el reflejo en los ojos del deslumbrante sol veraniego, no se le ha escapado, aun entornados y adivinos, la mala intención del mosaico. Sin poder entender yo cuál pueda ser esa intención que me atribuye, no sé si a mí o al mismo mosaico. Prefiero mi culpa y se libre el artesano. Quizás haya unas teselas endemoniadas. La culpa será de un espíritu maligno. El que hace callar por el miedo.

Las ideas es mejor tenerlas organizadas, y con ellas, todo lo demás, incluidos los calcetines en el cajón de los calcetines. Dios no quiera que como la misma naturaleza o, digamos, que sería mejor sin algunos de sus desmadres, y recordemos para el inventario a la naturaleza humana -pues tendemos a ver el paisaje sin nosotros ocupar lugar en este jardín de las delicias-, el lugar que nos corresponde sentados en la mesa de las barbaridades, la que el Bosco llamaba de los pecados. Lo que tiene de bueno es que, tomado con humor, es tronchante, es fantástico. Ciertamente, no sé cómo entender algunas manifestaciones y vaivenes. Y en ese ir y venir, ahora río, ahora lloro de risa, pero he de confesar que con pena, no otra cosa.