Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Al presidente del Xornal y a los columnistas Cruz Varela y Domingo Sanz.

Hoy sabemos que la Constitución del 78 guardó oculta en su interior la Dictadura, dejó incubando un huevo en sus entrañas, el huevo de la serpiente. Dejo larvado el fascismo franquista que hoy, paradójicamente, aparece disfrazado de democracia envuelto en los ropajes de esa Constitución, una Constitución fracasada para la democracia y los derechos que amparan la dignidad de las personas. 


No hay ninguna distancia entre la Constitución del 78 -impregnada del artículo 155 que se añade a todos los contenidos que desprecian la soberanía de los ciudadanos- y las Leyes Fundamentales del Movimiento. Esta Constitución -como si eso fuera posible- pretende la convivencia de Dictadura y Democracia, para, finalmente, poder ser sólo Dictadura, aun con ese disfraz.

Para entender la situación actual de Cataluña y España, no podemos olvidar como nació la Constitución de 1978: Un pacto entre el fascismo español franquista (sociológicamente, hoy identificado con el Partido Popular), otros que proviniendo del mismo origen franquista querían -con alguna sinceridad- evolucionar el Sistema (los identificaremos con la UCD, ya desaparecido ese centro), los socialistas (también un partido corrupto y ya trastocado el socialismo en una socialdemocracia con aspiraciones burguesas, dejado atrás el socialismo histórico que representaba Rodolfo Llopis) y el Partido comunista español, que sufrió en mayor medida -muy olvidado- la represión franquista.
 
De manera inversamente proporcional a la oposición que se ejerció contra el franquismo -también sabemos- se repartieron después los méritos. Una oposición que durante años se llevó a cabo en condiciones extremas, sufriendo cárcel, torturas y ejecuciones al amparo de esas leyes y tribunales franquistas represores. 
Se llegó hasta la muerte de Franco tras largos años de luchas obreras y sociales para después intentar convencer a la sociedad española de que quienes habían traído la democracia a España fueron la monarquía y quienes identificaremos, para resumir, con Adolfo Suarez (entonces sin autonomías que vinieron después con el transcurrir de lo que se ha llamado erróneamente Transición, iniciadas con la Constitución y desarrolladas mezquinamente como moneda de cambio en un vergonzoso mercadeo político entre el gobierno central y las autonomías) y sin que la monarquía y la derecha española -herederas del franquismo- hayan renunciado nunca a ese origen, ni, juntamente con el PSOE -siempre aliado de la derecha española (De Cánovas a Sagasta y de Sagasta a Cánovas)-, haya transitado España a ninguna parte más que a la monarquía franquista, a la mentira institucionalizada, a la corrupción, a la socialización de la indignidad, ahora a la represión, y a una Europa enferma (esa España y esa Europa son el pasado que queremos dejar atrás, no a la España y a una Europa que hubiera podido ser, pero que en Cataluña -como exponente de una sociedad avanzada- quieren subyugar y destruir. Ha sido España y esa mezquina Europa quienes no han entendido ni entienden el alcance de lo que está ocurriendo en Cataluña, siguen -dándonos la espalda- sin comprender que la sociedad no puede desarrollarse supeditando la dignidad de las personas a la economía, siempre amenazada por los poderes del Estado que se arrogan como propia la soberanía ciudadana, supeditándola a las leyes siempre manipuladas en una falsa división de poderes (lo vemos ahora nuevamente en el Senado por parte del ejecutivo, habiendo conseguido con un irrisorio número de votos el PP, tiene mayoría decisoria sin otra explicación que las matemáticas electorales, otra vez despreciada la soberanía de los electores, perdida entre esta democracia de partidos deudores de los presupuestos del Estado) 

 Así pues, cualquier camino que tenga que tomar el pueblo catalán, cualquiera que sea ese camino, Cataluña lo recorrerá cuál sean las penurias que tenga que sufrir, siempre con tal de no tener que pagar el precio de la dignidad, que no pagará (En el Cementerio de las Moreras no se entierra a ningún traidor, aún perdiendo nuestras banderas, será la urna del honor) No conocerá España la humillación de Cataluña (estamos, quizás, a las puertas de la posible –aún no conocida formalmente-traición anunciada de Puigdemont, veremos a qué se debe el retraso de su comparecencia). Lo más noble que puede hacer el Presidente de la Generalitat es entrar en la cárcel, acompañado de todos los miembros del Gobierno catalán y la Presidenta del Parlamento, si ese es el precio de la dignidad de Cataluña, y después sufrir con esa entereza el pueblo catalán lo que venga. Esa será la verdadera cara de la España en que vivimos y nuestra cruz. La pregunta es cómo puede el Presidente Puigdemont traicionar a dos personas que han dirigido los movimientos sociales de Cataluña, hoy en la cárcel (¿cómo podría en esa disyuntiva? Hago referencia a "DE PURÍSIMA Y ORO", en el Xornal)

La Constitución de 1978 guardó oculta en su interior la Dictadura, dejó incubando un huevo en sus entrañas -hijo del franquismo-, el huevo de la serpiente que ahora eclosionado dentro del artículo 155, pretende -ignominiosamente entre propaganda fascista, haciendo verdad de la mentira- seguir aparentando democracia, ignorando que la democracia se reconoce por la dignidad de las personas y las leyes que se dan a sí mismas para convivir pacíficamente sin más egoísmo que el futuro de sus hijos, compartiendo todos los esfuerzos. 

He leído con atención los últimos artículos en la página de 'Inicio' del Xornal, de José Tomás Cruz Varela y Domingo Sanz, y, por distintos motivos, creo que ninguno de los dos merece ninguna consideración. No obviamente por censura (Con mis respetos y sin inmiscuirme en 'el Xornal'), sino porque de su contenido se trasluce lo que comentaré a continuación, poniendo entrecomilladas algunas afirmaciones extraídas de sus textos.

Vienen tiempos duros para Cataluña y años de represión, con la 'No intervención' de Europa que también históricamente conocemos. No es tiempo para tonterías ni atender a discursos que aun teniendo que ver con lo que está ocurriendo, no son el discurso ni son lo importante, no son la categoría. No es entender nada el pretender que las dificultades económicas, la reducción del PIB, el que se vayan las empresas y todos estos etcéteras, tienen alguna importancia, sólo quienes ignoran todo del pueblo catalán se entretendrán en esas cuestiones, lo único importante para el pueblo catalán es su dignidad. Querer confundir la dignidad del Pueblo catalán con otros asuntos, -siendo importantes, no son el discurso- y se equivocan

En medio de tanta ignominia ajena que nos viene y vendrá, lo único importante es y será poder ir dignamente con la cabeza alta, se sufrirá pobreza y algunos flaquearán, pero el Pueblo catalán persistirá en su dignidad y la verdad saldrá a la luz algún día para vergüenza de esa pobre España triunfadora. Cataluña lo ha intentado todo para estar en Epaña, pero el odio que -faltando otra vez a la verdad- se dice siente Cataluña por España (otra mentira interesada que se ha creído ampliamente), al final y siempre ha resultado el odio de España a Cataluña (de esa España y desde siempre en la Historia, no de la otra España hermana) 

No es aceptable el "ARTÍCULO 155, TODA UNA INCÓGNITA'  de Cruz Varela, por no decir el total de sus anteriores escritos, y, aun sabiendo de su ignorancia que no le exculpa pues la hace pública, no debería haberse publicado, no tiene 'el Xornal' -cuantos sean sus lectores, cuales sean los principios de sus periodistas y su línea editorial, siendo objetivo en la información, plural, respondiendo equilibradamente a los diversos criterios e ideologías sociales, veraz aun entendiendo la subjetividad e individualidad de las opiniones - no debería caber en el Xornal ni en ningún periódico la mentira, no cabe esa generosidad, pues el que la permite es su cómplice, y no sería censura sino criterio y derecho del periódico el rechazar los artículos que -amparándose en la libertad de prensa y expresión- van en contra de la libertad de los pueblos y la dignidad de las personas, siendo propaganda aun con el amparo de esa fraudulenta ley usada con disfraz democrático contra la gente. Tampoco hay que contemporizar con tanta ignorancia interesada, no corren ya esos tiempos. 

Dice Cruz Varela " ...El estado de tensión que origina la posible aplicación del artículo 155 (...)  pasando  previamente por una etapa de violencia cuya intensidad y contenido desconocemos. Lo lógico será el separatismo no se rinda ni entregue tan fácilmente, recurriendo a manifestaciones para perturbar el orden público..."
 
A mitad de este escrito -cuando iba a hablar sobre esa referencia a la violencia y tanta mentira que no pretende otra cosa que esa violencia- se anuncia por la televisión que el Presidente Puigdemont suspenderá el Parlamento y convocará elecciones. Si eso ocurre, significará el fin del 'proceso independentista' y la traición a los esfuerzos e ilusiones de los que lo están sustentando hasta este momento. En este espacio de tiempo, se anuncia la comparecencia del President para ser aplazada pocos momentos después, mientras se cruzan todo tipo de toma de posiciones y comentarios en todos los sentidos, dimisiones de  parlamentarios y miembros del Gobierno.
Significa la convocatoria de elecciones la hipotética traición de Puigdemont al independentismo catalán, al que hay que añadir a aquellos que sin ser independentistas se han sumado al proceso de independencia como causa de dignidad nacional catalana frente al sesgo político español actuando sin márgenes políticos, más que autoritarismo.
La comparecencia de Puigdemont estaba programada para la 1:30 pm, y, ahora, a las 03:30 pm continúa aplazada (26 Octubre 2017). De unas horas hasta aquí, vivimos el cambio radical posible desde la proclamación de la DUI a la convocatoria de elecciones, que significa para unos 'la vuelta a la ley' y para otros 'la traición al pueblo de Cataluña'. Y comoquiera que parece que -en mi opinión, pobres negociaciones de cambiar elecciones por la no aplicación de la DUI- puede acabar sucediendo cualquier cosa (cuando en consecuencia del compromiso adquirido sólo cabe la DUI, y pagar el precio que se tenga que pagar)

En el transcurso, pues, de este escrito, he cambiado el título para convertirlo en 'CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DEL ‘XORNAL’ MIGUEL DELGADO GONZÁLEZ' olvidando la primera intención de dirigirme a dos columnistas de distinta posición frente a los presentes acontecimientos de trascendencia histórica, De ahí la decepción para que, finalmente, la supuesta falta de convicción y firmeza de Puigdemont, sea cual sea la resolución que decida, y cual sea ya el mensaje que esperamos por televisión. No será aceptable frente a esta situación histórica el juego de estrategias y depender hasta este extremo de lo que haga el adversario político, ahora la España reaccionaria encarnada en el Partido Popular (Insistiendo que sabemos y necesitamos de la otra España hermana)

En el cambio de contenido de este escrito, y ya conocido que no importa -en ese sentido- lo que ocurra a partir de la convocatoria de elecciones (no es todavía oficial el anuncio), quisiera mostrar mi decepción y rechazo por la posición de la mayoría de columnistas del Xornal; unos, con las maneras de Cruz Varela (fuera de la realidad y de la verdad, hablando de violencia sin entender ni esforzarse en entender nada) y otros, con el pretendido acercamiento de Domingo Sanz a los hechos de Cataluña, por entretenimiento y poco serio. Hubiera ampliado, pues, este contenido, cambiándolo por lo que quiero decir ahora, sobre todo (antes) por la ignorancia de Cruz Varela y por los motivos que Domingo Sanz manifiesta para ese 'acercamiento' a algunos criterios catalanes, aduciendo su simpatía por David frente a Goliat. No es esa la perspectiva, pues vea usted la dignidad del pueblo catalán frente a cualquier otra pretendida del gobierno de España y su medida. Los argumentos en favor o en contra del pueblo catalán y su decisión de decidir sobre sí mismo, eso es lo que está en juego frente a los poderes del Estado, lo demás es ya tontería, y es mayor sin duda ninguna la dignidad del pueblo catalán frente a ese supuesto Goliat, más que en leyes que ocultan la verdad a la gente y políticos mediocres al servicio de todos sabemos qué objetivos, cualesquiera menos los sociales.

Por ello el dirigirme al Pesidente del Xornal y a todos aquellos que hacen posible el periódico, y decirles con toda beligerante sinceridad que, reconociendo el potente instrumento que tenéis en vuestras manos y no languidezca, podríais convertirlo en un medio político, cultural y social del galleguismo, que ya incluiría la lucha contra la corrupción que mantenéis, excluyendo las voces que son eco del fascismo latente en España y en Galicia, abriendo el medio a todo tipo de agrupaciones activas en la lucha de las libertades y derechos humanos, igualdad de las mujeres en todos los ámbitos, al obrerismo hoy confundido con salarios de miseria, y derechos sociales en recesión por los intereses de las oligarquías, financiando en detrimento de esos derechos sociales a la banca y todo tipo de sinsentidos y corrupciones; abrir desde el galleguismo los brazos a todos los emigrantes de pueblos oprimidos, a las asociaciones que luchan por todos los excluidos de todas las geografías, a todas las culturas. El Xornal de Galicia debería invitar a todas las entidades que mantienen esfuerzos sociales y culturales a participar del medio de que dispone. Influir e incluir desde el Galleguismo -desde sus tradiciones y sus gentes-  por una Galicia universal, y que Galicia sea lo que decidan los gallegos sin engaños y libremente.

Sin ninguna corrección, pues lo que importa es el contenido y sin ninguna literatura, he esperado a escuchar lo manifestado por el Presidente Puigdemont que dice 'ha esperado a recibir garantías de poder convocar elecciones sin la aplicación del artículo 155, sin haberlas recibido por parte del gobierno del Partido Popular', convocando al Parlamento Catalán para que decida sobre la situación actual y el futuro de Cataluña. Ahora, mientras habla la Vicepresidenta del Gobierno español, sabiendo -sin escucharla- su discurso por repetido y no saber esa gente otro, le envío señor Miguel Delgado un posible qué hacer con el Xornal de Galicia para el Mundo... Va diciendo la señora Santamaría: "Se han ido las empresas de Cataluña..." "Han sembrado la discordia en las calles de Cataluña..." Cuando hace veinte minutos (sin ser mi opción personal) se les ha ofrecido convocar elecciones en Cataluña... Pidiéndole renunciara al 155, el huevo de la serpiente (pero no es ese el interés del Gobierno español, desmintiéndose pues la Vicepresidenta a sí misma). Y no es mi opción personal, porque ese huevo de origen fascista permanecerá en la Constitución, ocurra lo que ocurra, y eso es inaceptable sobre todo a la vista del uso que la derecha española está dispuesta a llevar a cabo y hasta el máximo límite posible, con su mal uso. Por eso espero se proclame la DUI cual sea el precio... Por dignidad.

        JOAN LLOPIS TORRES (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.