Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La melancolía de las arboledas y el recuerdo de los prados al dejar atrás la tierra, mientras se pierden los últimos paisajes que quedan por siempre en la memoria;

hay que dejarlo todo Rosalía, que no se trata hoy, aun para volver, de la dulzura y la melancolía del que deja atrás su tierra, sino que se marcha el paisaje.

Y contigo “¡Torna presto a poblar nuestros bosques, y que tornen contigo las hadas!”

Incluso las palabras y el terror, no es la culpa del fuego que prende en los hogares, sino de aquellos que daría por bueno se fueran de todas las tierras y no saber de ellos, que lo que prenden es infierno.

Y por ti sabemos de todo el mar que lleva a todos los mares, de la calma y los horizontes, sin quedar ahora en las cenizas más que cenizas, y sabrán los labradores de un viento que no gime entre las hojas.

Cuando la importancia de lo cotidiano y el destino pierden sus fronteras y su sentido, dejándose de lado sin saber qué decir por tanta pena.

Y fuera cierto que se marcharan las desgracias de todas partes, como las ignorancias, para no ir a ninguna; y quedaran solamente la solidaridad y la concordia entre las buenas gentes, hoy Galicia, mañana, adonde sea.

Ver as ondas de lume

queima os sentidos,

as cores perdidas,

camiñando pola pista

nos viñedos que verten pola noite e o viño,

os azuis que queren a luz do día,

aqueles do ceo

Carbón negro vermello de cerezas  / ofrecido a un Deus incorrecto / sen destino / e cree nos espellos remotos /

dores enterradas / unha folla de vermello escorrido na escuridade

Unha prata de cinzas

para atopar un cerezo perdido cheo de chispas

nun campo sen palabras,

onte poderoso, hoxe perdido e tronado,

de sangue acabado no sol corrompido.

E só para pasar o rumor de deixarse ​​convencido

polo esfregue da recordo.

E van pasando

co rumor do aceiro das montañas,

seguindo os fluxos illados,

o trigo nun prado á distancia

ignorante dos recordos e da espada da súbita choiva                                                                                       

pasando polas almas pacíficas e atormentadas

seguindo as flores das ruínas

 A carta ea agonía

das beirarrúas desaparecidas

Escoita a auga que levaba os gabias aos laranxas, as cancións da tarde e os campos perdidos.

A vida pasada da desgraza

distanciada baixo un eloxio de ceo azul,

como as novas flores

que ocultan noites escuras,

nacer de novo

e volverá a Galicia

coa súa boa xente

a esperanza.

 


(Traducido del catalán) JOAN LLOPIS TORRES Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.